Aniversario de la guerra de la Independencia (III)  

Hostilidad con Francia y cañones en Trubia

La región deplora las sucesivas guerras y la política pro gala, causa del bloqueo comercial con América

 
Aspecto de un lagar de la época, según un grabado.
Aspecto de un lagar de la época, según un grabado. 
 MULTIMEDIA

En torno al día 6 de mayo de 1808, Asturias esperaba noticias de Madrid, aunque el centro de la actualidad se hallaba aquella jornada en Bayona, donde se estaban produciendo los alambicados traspasos del poder real que la historia nombrará como las Abdicaciones de Bayona.



A ese lugar fronterizo del suroeste de Francia, donde Napoleón «hospedaba» a la Familia Real española, habían llegado noticias del 2 de mayo madrileño. El emperador ordena entonces a Fernando VII que reconociera a su padre, Carlos IV, como rey legítimo. El joven acepta a cambio de un castillo y una pensión anual de cuatro millones de reales. Pero, para entonces, Carlos IV ya había renunciado a la Corona en favor de Bonaparte, que se la cedió a su hermano, el inmediato José I.



Curiosamente, las Abdicaciones de Bayona se firmaron en la fortaleza de Marracq, propiedad hasta unos años antes del asturiano Miguel Rubín de Celis, de Llanes, que la había adquirido como bien desamortizado al obispo de Bayona. Sobrino de Miguel fue Pedro Rubín de Celis, diputado suplente por Asturias en las Cortes de Cádiz y combatiente en la Guerra de la Independencia.



Los Rubín de Celis emparentan con la familia De la Concha, en cuyo archivo familiar de Gijón se conservan en la actualidad referencias al castillo de Marracq. Coincidencias aparte, las Abdicaciones de Bayona retiraban del panorama político a Fernando VII, en quien el pueblo español había puesto esperanzas reformistas tras las lamentables experiencias del gobierno reciente, marcado por sucesivas guerras que habían llevado al Reino a la bancarrota y a la quiebra fiscal (contra Francia, 1793; Portugal, 1801; Inglaterra, 1796 y 1805).



El aumento de cargas económicas sobre la población y la ruptura del comercio con América, tras la guerra con Inglaterra, perjudicaba a comerciantes, hacendados, artesanos e industriales. Era evidente la «hostilidad de las clases dominantes del Principado hacia el ruinoso pacto con Francia», señala el historiador Francisco Carantoña en sus obras sobre el período.



Asturias era entonces, según el censo de 1797, «una ciudad, 74 villas, 3.845 lugares, 26 aldeas, 7 granjas y 16 cotos redondos» -conjunto de fincas rústicas pertenecientes a un mismo dueño-. Tenía 364.000 habitantes, esto es, el 3,4 por ciento de España, pero su producto provincial bruto era el 1,52 del estatal, con el 93 por ciento de su riqueza procedente de la agricultura. Eso sí, ya era la vaquería de España, con 130.000 cabezas de vacuno que suponían más del 10 por ciento nacional.



Había 59.000 labradores -el 92 por ciento arrendatarios-, 4.412 criados, 519 jornaleros de fábricas de artes u oficios, 766 fabricantes, 6.909 artesanos, 1.600 marineros y 907 pescadores en pos de los salmones del Nalón. Los comerciantes mayoristas eran 123 y los minoristas, 172. También se contaban unos 750 estudiantes, y un grupo de profesionales cuyo censo en la época, según datos del citado 1797, era de 118 abogados, 9 médicos, 83 cirujanos, 21 boticarios, 5 arquitectos, 71 maestros -de ellos, 24 profesores de la Universidad, ya bicentenaria-, 399 escribanos y 87 procuradores.



Y había dos fabricas de armas: la de fusiles, en Oviedo, y la de cañones en Trubia, ambas fundamentales para el levantamiento que iba a producirse en una Asturias hostil a Francia.

  HEMEROTECA

Compromiso Asturias XXI

Queremos una Asturias mejor

Queremos una Asturias mejor

¿qué es lo que te gusta de Asturias? y ¿qué es lo que no te gusta de Asturias? Discute nuestro borrador

 

Imágenes del día

La actualidad en fotografías

La actualidad en fotografías

Todas las fotografías de las noticias en una única página

 
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya