XXIII Premios Santa Marta

El turismo asturiano sufre más la crisis tras duplicar sus plazas de alojamiento desde 1990

La tasa de ocupación de los hoteles se mantiene a la cola de España, mientras los establecimientos rurales resisten mejor la recesión
Los promotores ponen Somiedo como ejemplo de aprovechamiento - El Gobierno del Principado relaciona el incremento de la oferta con el atractivo del sector y asegura que «el modelo actual vale»

31.07.2009 | 10:54

Oviedo, Marcos PALICIO
Lérida, E. P.
La oferta de alojamientos turísticos en Asturias ha crecido por encima del cien por ciento en las últimas dos décadas.

Las plazas totales disponibles en este 2009, 76.691 en el recuento del primer trimestre del año elaborado por el Principado, son más del doble de las que la región tenía en servicio al comienzo de los noventa, 36.677, y eso se nota más ahora que la crisis hace menguar la disposición al consumo de los potenciales demandantes.

Eso dicen desde el sector a la vista de un incremento especialmente sensible en los hoteles de categoría más alta -las plazas de cuatro y cinco cinco estrellas se han multiplicado por cuatro- y en el turismo rural, donde hay casi 5.000 plazas más que en 2002. Aunque el progreso de la llegada de turistas al Principado va por barrios, peor en el turismo hotelero que en el rural.

La tasa de ocupación de los hoteles del Principado apenas se ha movido de los últimos lugares de España en el primer semestre de este año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), y sólo Castilla y León y La Mancha rebajan la media asturiana de 2008, un 35,63 por ciento que está cuatro puntos por debajo de la de 2007 y supone más de 100.000 viajeros menos. La larga cadena de la crisis baja precios e ingresos y derriba empleos -doscientos menos en junio-. Mientras, el turismo rural resiste en mejores condiciones, con el porcentaje más alto de España en julio y vaticinios que avanzan hasta el ochenta por ciento para el mes de agosto desde dentro del sector.

«Es lógico que con la crisis se note más» ese incremento de las plazas, afirma la gerente de Unión Hotelera, Julia Peñalosa. El presidente de la patronal, Javier Álvarez, ha puesto el acento en cierta «desvirtuación de la oferta por la estrategia de diversificación de las inmobiliarias» hacia el negocio del turismo. En paralelo, empresarios de turismo rural cuestionan, asimismo, la llegada masiva de inversores externos que no tienen esta actividad como primera fuente de ingresos ni residen en el medio rural y sobredimensionan la oferta en condiciones poco ventajosas para los que se dedican en exclusiva.

Desde el Gobierno del Principado, la directora general de Turismo le da la vuelta al argumento sobre el supuesto exceso de la oferta y busca los motivos en el atractivo del producto. Elisa Llaneza asegura que «en una economía de libre mercado, cuando alguien decide poner en marcha un proyecto es porque ve una expectativa de beneficio. Y el único límite lo pone el punto de equilibrio entre la oferta y la demanda». Con respecto a la intervención de la Administración en la ordenación de ese mercado, Llaneza advierte de que en el Principado «no hay subvenciones para establecimientos nuevos», sí para que Asturias «mantenga el liderazgo en calidad», apunta.

La situación, nadie lo oculta, es complicada. Aún sin cifras, Julia Peñalosa detecta un número de turistas en descenso, «estancias que se acortan y reservas que se hacen cada vez con más retardo». Según su impresión, «julio ha sido muy flojo y esperamos que agosto alcance al menos las cifras del año pasado».

Con igualar el último verano también se conformarían en el Principado. Elisa Llaneza ve al turismo asturiano «en una situación de mayor fortaleza que otros sectores» y como quiera que la recesión «pasará» aprecia esencial no perder de vista que «el modelo vale». Su apuesta se exige prolongar la estrategia «en la línea de un turismo de calidad, basado en el paisaje, en el patrimonio, la mezcla de ciudad y medio rural, en la innovación».

Cataluña quiere imitar a Asturias. La Liga para la Defensa del Patrimonio Natural (Depana) solicitó ayer convertir el oso pardo en una figura que fomente el ecoturismo en los Pirineos catalanes, debido a la «fascinación» que la sociedad tiene por el plantígrado. Los ecologistas basan su argumentación en experiencias de diversos países europeos y ponen como ejemplo Asturias, donde la imagen del oso, afirman, atrae a unos 130.000 turistas anuales a Somiedo, «referente mundial» para la observación del plantígrado. El Principado promociona también su turismo con osos, con los dibujos animados «Yogui» y «Bubu».

Depana pretende convertir al plantígrado en una «marca de calidad» símbolo de unos Pirineos bien conservados. La población de estos animales no permitiría aún organizar avistamientos para turistas, como sucede en otros países, pero posibilitaría proyectos para descubrir el «país del oso».

Los ecologistas afirman que la observación de fauna podría mejorar la ocupación de la zona en primavera y otoño para completar la afluencia invernal asociada a la nieve y la veraniega para visitar zonas protegidas.

Medalla de oro

La Unión Hotelera ha concedido su Medalla de oro de turismo a Notro TV, productora de la serie «Doctor Mateo», por difundir la imagen de Asturias.

Otras distinciones

El premio a la profesionalidad es para Cristina Cabeza, de los Hoteles Cabeza de Noreña, y los diplomas de honor, para Marcos González (Hotel Pathos), Araceli Blanco, Guillermo Santamarta, Alfredo Merchante, Alejandro Iglesias, Pedro Prado, Juan José Cabezas y Nieves Soto (Reconquista). Reciben distinciones con mención especial el Gran Hotel Pelayo, por su centenario, y La Gruta, por su cincuenta aniversario. También tienen premios los hoteles Cenera (Mieres), Villa La Argentina (Luarca), La Biesca (Ribadesella) y Astures (Oviedo).

Enlaces recomendados: Premios Cine