En corto y por derecho

Que la democracia no quede parada

26.03.2012 | 05:47

Las elecciones de ayer se celebraron porque no hubo manera de gobernar la región, y resulta que en Poo de Llanes casi ni hubo forma de organizar una votación para evitar que la región siguiera siendo ingobernable. En Poo estaban llamados a votar en el edifico del Casino un total de 327 electores, pero la mesa abrió con diez minutos de retraso porque no se podía constituir. Primero, uno de los integrantes de la mesa no se presentó, ni tampoco el primer suplente. La segunda suplente sí que acudió, pero presentó un justificante que la presidenta de la de la mesa, Aurora Menéndez, envió para su validación a los responsables de la Junta Electoral Central. Así no había manera de iniciar la votación. Ante esta tesitura, la ley electoral marca que actúe como vocal el primero de los ciudadanos que ejerza su derecho a voto. Y tal honor correspondió a Rogelio Martínez, parado. Para él no fue en absoluto un incordio. Los 62 euros que le correspondían como gratificación fueron muy bien recibidos. «Llevo tiempo en el paro y tengo cinco hijos, así que el dinero me viene de perlas, pues hace tiempo que no me sale ningún trabajo relacionado con la albañilería, que es lo mío», aseguraba.


l Y si uno encontró trabajo en el frente electoral, otros dos hallaron el amor. Fue en Gijón. Una interventora del PP y otro de Foro, ambos veinteañeros, vivieron un deslumbrante flechazo en el colegio electoral del ambulatorio de Puerta de la Villa. Al parecer, abandonaron su puesto a mitad de la tarde, ya con urgencia, después de besarse copiosamente ante todos los presentes, que reaccionaron con una sonora ovación a la muestra de la fogosidad demostrada por estos dos jóvenes cachorros de la derecha.


l Otra del colegio electoral de la Puerta de la Villa de Gijón. Varios representantes de Foro Asturias esperaban en el acceso al edificio a los votantes para acompañarlos en ascensor hasta la segunda planta, donde estaban instaladas las mesas electorales. Por este motivo, delegados del PP y del PSOE les recriminaron su actitud y les exigieron que permanecieran durante las votaciones «donde estamos todo el mundo».


l Cualquier gesto hay que medirlo mucho en la jornada electoral. Y también lo que no es gesto tiene que ir bien medido. La Junta Electoral ordenó ayer retirar una pancarta con publicidad del Partido Popular de las inmediaciones de las escuelas de Talarén, en el concejo de Navia. El PSOE denunció la presencia de la propaganda electoral de este partido a menos de 10 metros de la entrada del colegio, algo que prohíbe la normativa electoral. La Policía Local de Navia fue la encargada de retirar la publicidad, que según los populares no estaba a 10 metros, estaba a casi 15 metros de la entrada del centro.


l Fue el día de hacer cálculos. Una que los hizo fue la candidata del PP, Mercedes Fernández, que perdió bastante durante esta campaña. En concreto, lo que perdió fueron tres kilos de peso por el ajetreo de ir de un sitio a otro pidiendo el voto para su partido.


l Y si una adelgazó, otros encontraron el camino para engordar. En el concejo de El Franco, los distintos partidos políticos surtieron a sus interventores de comida en las mesas electorales repartidas por el concejo. Les llevaron empanadas y pasteles para pasar la jornada. Foro llevó pasteles a una de las dos meses de La Caridad. El número 1 de IU por Occidente, Constantino García, les llevó vino y empanada cuando se acercó a votar a media mañana.


l También hubo quien votó en familia. A las once de la mañana, la presidenta del Partido Popular en Gijón, y concejala de su grupo en el Ayuntamiento, emitía su voto en una de las mesas de la biblioteca Jovellanos. Fernández Pardo entregó la documentación y el voto al presidente de la mesa que no era otro que su propio marido, el otorrino Antonio Lozano. El patriarca de la familia Lozano Pardo ya se había encargado antes de computar los votos de sus hijos entre el listado de sobre llegados por correo. A los dos hijos de Pilar Fernández Pardo el nuevo proceso electoral les pillaba en Madrid. Se ignora si Pilipá votó a Cherines. Lo normal sería que sí.

Enlaces recomendados: Premios Cine