Una investigadora del Serida descubre el gen que regula el desarrollo de la raíz de las plantas

Mónica Meijón forma parte de un equipo austriaco que trabaja con una técnica innovadora

16.11.2013 | 02:07

La raíz de las plantas tiene un gen, hasta ahora desconocido, que regula el desarrollo del tejido que permite mantener un crecimiento continuo de la parte que las une a la tierra. Se trata de un material constituido por células madre, con capacidad para producir cualquier tipo de tejido, según expone un trabajo dirigido por el científico austriaco Wolfgang Busch, de cuyo equipo forma parte la investigadora del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (Serida) Mónica Meijón.

El nuevo gen implicado en el desarrollo radicular se denomina "KUK", por las iniciales de "Kurz und Klein", que significa "corto y pequeño" en alemán. El descubrimiento ha sido publicado esta semana en la revista "Nature Genetics", donde se narra el hallazgo del equipo de investigadores del Gregor Mendel Institute of Molecular Plant Biology de Viena, perteneciente a la Austrian Academy of Sciences, del que forma parte la doctora Meijón.

El estudio resalta la importancia de la caracterización e identificación del gen que también servirá como punto de partida para abordar nuevas investigaciones. Hasta ahora se sabía que la raíz es un órgano esencial para la planta, tanto desde el punto de vista nutricional como por permitirle la absorción del agua.

El documento científico constata que el órgano es fundamental, porque controla la capacidad de adaptación a las condiciones ambientales constantemente cambiantes a las que se enfrentan las plantas, más aún en el actual entorno de cambio climático. Para realizar el trabajo los investigadores han empleado una técnica novedosa llamada, "Genome wide association (GWA) studies", usada hasta la fecha en la identificación de genes asociados con el desarrollo de determinadas enfermedades en humanos.

El método consiste en tratar de relacionar las variaciones que se aprecian en miles de individuos con cambios específicos en su genoma. En este caso, se analizaron las variaciones en longitud y desarrollo de raíz en 201 ecotipos de "Arabidopsis thaliana", procedentes de diferentes partes del mundo, una pequeña planta que se emplea como especie modelo en estudios de fisiología vegetal, dado su fácil manejo. De forma paralela, a través de técnicas de biología molecular clásicas se caracterizó la funcionalidad del gen "KUK".

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine