ÚLTIMA HORA
Detenido el joven autor de un atropello mortal a un ciclista este sábado en Toledo

Un 20% de hogares aún no ha cambiado la antena de TV a dos semanas de acabar el plazo

Las empresas instaladoras alertan de que las pequeñas comunidades y las viviendas de los núcleos rurales pueden quedarse sin las ayudas públicas

16.03.2015 | 04:12

Un 20 por ciento de las comunidades asturianas aún no ha cambiado sus antenas para adaptarlas a las nuevas frecuencias, a escasas dos semanas para que finalice el plazo dado por el Gobierno. El 31 de marzo fue la fecha establecida por el Ejecutivo para que los edificios adecuaran sus instalaciones para poder captar las nuevas señales de televisión. Ante el retraso de muchos por adoptar este nuevo sistema, las propias empresas regionales de instaladores han optado casi por ir puerta a puerta alertando a los retrasados de que el tiempo se acaba.

Muchas de las que aún faltan por adaptarse, según explica Jaime Soto, presidente de la patronal asturiana de instaladores (Fenitel), se corresponden con pequeñas comunidades de pocos vecinos o que se encuentran en núcleos rurales. El Ministerio de Industria habilitó una partida de ayudas públicas para facilitar el cambio de antena, que terminarán de repartirse en quince días.

El proceso de modificación de las antenas ya fue lento desde un principio. El Ejecutivo había dado, en un primer momento, de plazo hasta el 1 de enero para que los vecinos se adaptaran, pero ante el retraso de muchas comunidades decidió prorrogarlo tres meses más. Esta demora tuvo dos causas fundamentales: por un lado el retraso de muchas comunidades en pedir presupuesto para realizar la adaptación y, por otro, que el material solicitados por los instaladores llegó tarde.

"Ahora ya tenemos las piezas que nos hacían falta, tenemos de sobra, pero ahora nos faltan los clientes", apunta Soto. Según sus estimaciones, cuando finalice el plazo dado por Industria se habrá podido antenizar el 90 por ciento de los edificios de la región. El porcentaje restante está abocado a perder muchos de los canales actuales de televisión desde el 1 de abril.

Lo que se ha denominado "dividendo digital" supone la migración de la emisión de las televisiones hacia otras bandas del espectro para dejar libres esas que usarán las operadoras de telefonía para ofrecer nuevos servicios de banda ancha de cuarta generación (la llamada 4G). También desde Madrid, la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) reclamó un "último esfuerzo" tanto al Ministerio de Industria como a los ciudadanos en el tramo final de este proceso de liberalización del dividendo para finalizar las adaptaciones que aún están pendientes.

Aunque esta iniciativa permitirá también que se puedan ver los canales con una calidad mucho mayor, Soto explica que ya se están produciendo algunos problemas de interferencias en España en comunidades de vecinos que han completado la instalación. Sobre todo, destaca que hay algunos edificios que, pese a haberse adaptado, están perdiendo canales. Ocurre en muchos de los inmuebles en la frontera con Portugal o Francia, por las interferencias producidas por la señal de esos países, pero también en algunas zonas de interior. Hasta el momento, puntualiza, no se ha registrado ningún incidente de este tipo en el Principado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine