El Principado, optimista ante las condiciones de la nueva subasta eléctrica

Para Francisco Blanco, el incremento de 2.000 a 2.600 de los megavatios a repartir en la subasta y los baremos fijados para optar a los distintos bloques, "facilitan" que puedan ser adjudicados a los demandantes

04.08.2015 | 20:40

El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, se ha mostrado hoy optimista sobre la posibilidad de que las subastas para la asignación del servicio de interrumpibilidad correspondiente al ejercicio 2016 que se celebrarán entre el 31 de agosto y el 4 de septiembre puedan cerrarse sin problemas para la industria asturiana electrointensiva.

Blanco se ha pronunciado así después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicase hoy las condiciones de la subasta que, a su juicio, "posibilita" que haya una solución satisfactoria para las empresas afectadas a la hora de acceder a los lotes.

Según el consejero, el incremento de 2.000 a 2.600 de los megavatios a repartir en la subasta y los baremos fijados para optar a los distintos bloques -de 90 o de 5 megavatios- "facilitan" que puedan ser adjudicados a los demandantes sin que suponga un problema para la continuidad de las factorías de algunas empresas.

El titular de empleo ha hecho estas afirmaciones tras mantener una reunión con los secretarios generales de las Federaciones de Industria de UGT y CCOO de Asturias, Eduardo Donaire y Damián Manzano, respectivamente, con los que ha abordado cuestiones "urgentes" como la situación de la tarifa eléctrica o la que atraviesan los despedidos de la Fábrica de Armas.

El servicio de interrumpibilidad, dotado con unos 500 millones de euros anuales, consiste en la asignación de compensaciones en el recibo a las grandes empresas por permitir que se les corte el suministro de luz en caso de que lo requiera el sistema.

Dentro de la reforma eléctrica y con el objetivo de que los pagos se asignaran de forma competitiva, el Ministerio de Industria introdujo el sistema de subastas.

El pasado otoño se celebró la primera subasta, en la que quedó fuera Alcoa, que amenazó con presentar un expediente de regulación de empleo en sus plantas de Avilés y A Coruña, en las que trabajan unos 800 trabajadores.

En esa primera subasta se asignaron todos los bloques de 90 megavatios (MW), dirigidos a grandes industrias, pero quedaron sin cubrir algunos de los bloques de 5 MW, destinados a empresas medianas y que suman unos 200 millones de euros.

Para asignar dicho sobrante, Industria celebró una segunda subasta a finales de diciembre, en la que Alcoa sí logró bloques de potencia para obtener descuentos en el precio de la luz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine