En corto y por derecho

Cuando las ganas de comer se van quitando

23.08.2015 | 05:26
Constantino Álvarez, con sombrero, Maniega y Aréstegui, en la comida en la calle de Avilés. m v.

Dicen que brindar con agua trae mala suerte. Es de suponer que mañana lunes nadie brindará con agua entre los asistentes a la comida que organiza Joaquín Aréstegui con otros miembros de la dirección del PP avilesino. Por dos razones: porque el agua clara en brindis trae mala suerte y porque el agua turbia del "caso Pokémon" trae por la calle de la amargura al presidente de los populares de Avilés, a quien la juez atribuye haberse beneficiado de una supuesta red de corrupción dedicada a servicios municipales de agua. Parece que no van a asistir todos los que antes iban a esas comidas. Y es una pena, pues los populares avilesinos eran muy dados a la gastronomía. Solían quedar cada mes y el día de la comida en la calle, día del Bollo, Constantino Álvarez ponía unos bollos caseros de rechupete. En el PP mientras unos pierden el apetito, otros preparan la dentellada...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine