En los pasillos de la cámara regional

La Junta retomará su trabajo ordinario en octubre, entre críticas de PP y Podemos

El periodo de sesiones arrancará con las comparecencias de los consejeros del Gobierno, que tendrán lugar del 11 al 23 de este mes

01.09.2015 | 04:18
Concha Masa.

Los seis partidos que forman el parlamento asturiano no se ponen de acuerdo ni siquiera en el calendario del nuevo curso político. La Junta General decidió ayer una planificación que retrasa el inicio de la actividad ordinaria, plenos y comisiones parlamentarias, hasta el mes de octubre, una situación que motivó la crítica tanto del PP como de Podemos, las dos fuerzas mayoritarias de la oposición. El periodo de sesiones, que comienza hoy, arrancará con las comparecencias de los ocho consejeros del Gobierno autonómico, que finalmente se celebrarán entre los días 11 y 23 de este mes. El pleno institucional del Día de Asturias será el lunes 7 de septiembre.

Las comparecencias de los miembros del equipo de gobierno también se iniciarán con demora respecto a las previsiones que manejaban algunos grupos de la oposición, que confiaban en que los consejeros empezasen a exponer sus programas inmediatamente después del Día de Asturias, en torno al 9 de septiembre. Finalmente, la primera comparecencia tendrá lugar el viernes 11.

La junta de portavoces acordó por mayoría que se dedique una jornada a cada una de las comparecencias de los consejeros, una medida novedosa. En anteriores legislaturas solían comparecer dos consejeros cada día, uno en la sesión matinal y otro en la de la tarde. El aumento en el número de grupos parlamentarios, seis, fue el motivo esgrimido para justificar esa mayor dilación en las comparecencias del nuevo Ejecutivo regional.

Pleno de nombramientos

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Fernando Lastra, precisó que tras las comparecencias, el parlamento regional celebrará el pleno para decidir los nombramientos de la Junta General el 25 de septiembre, entre ellos el de los senadores que representarán a la Junta General en la Cámara Baja y que están por decidir por parte del PSOE y el PP, los dos partidos más votados a los que corresponderían esos escaños. Los portavoces del PP, José Agustín Cuervas-Mons, y de Podemos, Lucía Montejo hicieron público al malestar con ese calendario que aboca el inicio de la actividad parlamentaria ordinaria al mes de octubre.

"Estamos sorprendidos por la fijación de esas fechas y por la parsimonia de este Gobierno", reprochó el diputado popular. "Nos llama la atención la escasa prisa que tiene el Ejecutivo de Javier Fernández en iniciar su actividad, es algo que nos sorprende", criticó Cuervas-Mons. La parlamentaria podemista Lucía Montejo dejó patente la contrariedad que supone para su grupo parlamentario que la actividad ordinaria del parlamento, los plenos y las comisiones, no arranquen en la práctica hasta el mes de octubre después del calendario fijado ayer. "Se pospone el inicio de la actividad parlamentaria regular", lamentó Montejo. Podemos cifró en medio año el tiempo transcurrido desde la disolución del anterior parlamento hasta la celebración del primer pleno ordinario de la nueva legislatura.

El resto de portavoces parlamentarios no hicieron objeciones públicas al calendario, que tendrá su primera cita en el pleno institucional del Día de Asturias, que tendrá lugar el próximo lunes, día 7, a las cinco de la tarde. La junta de portavoces dio luz verde, en este caso por unanimidad a la propuesta planteada por el presidente de la Junta General, para hacer más ágil el desarrollo de los plenos, en los que tendrán voz a lo largo de toda la legislatura seis grupos políticos. Las interpelaciones se recortarán a la mitad, quedando así: el promotor de la interpelación y el Gobierno dispondrán de 7 minutos para su intervención inicial en vez de los 10 que tenían hasta ahora; las réplicas tendrán una duración de 3 minutos por parte y parte y cada grupo parlamentario dispondrá de dos minutos en vez de los cinco a a los que tenía derecho ahora para fijar posición. En total está previsto que cada interpelación tenga una duración de 30 minutos. Las preguntas también tendrán recorte de tiempos, cuatro minutos para el partido que la formula y otros cuatro minutos para la respuesta del Gobierno. "Se trata de que los plenos no se eternicen", resumió el portavoz del Ciudadanos, Nicanor García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine