En corto y por derecho

Historia de una sartén

05.09.2015 | 04:44
La interina arrebatada y lo que queda de la sartén.

Más de 2.500 interinos y una sartén. La sartén de las movilizaciones docentes, que reapareció ruidosa el pasado lunes cuando el largo y doloroso parto de las listas de destinos, comparte con los profesores espíritu nómada y erosión profunda. Contaba su usuaria que el artilugio de cocina ya cedió cinco veces de cada lado a base de golpes de cuchara. Las cucharas cambian, pero la sartén, blanca ya de tanto "daleydale", aguanta como símbolo de una especie de reivindicación eterna. La sartén -aviso a navegantes- ya ha sobrevivido a tres consejeros y ahora va a por Genaro Alonso, titular de Educación, que tiene el buen gusto de dar ruedas de prensa en mangas de camisa y que se ha comido así por las buenas el mayor marrón del mundo con unas listas que dicen que habrían salido antes si hubieran estado en manos de un funcionario con manguito, calculando a ojo de buen cubero y pasándolas a mano con letra gótica, al estilo del Beato de Liébana. ¿Habría sartenes en tiempos del beato?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine