El conflicto gallego reduce la llegada de leche a Asturias por el bloqueo al transporte

Dos grandes de la distribución anuncian un aumento de precios a los ganaderos

15.09.2015 | 09:15
Reparto gratuito de leche en Villagarcía
Ganaderos asturianos cortan la entrada de la fábrica Reny Picot en Navia

Ganaderos asturianos cortan la entrada de la fábrica Reny Picot en Navia

Se reunieron en la fábrica de la empresa de lácteos a las 12.30 de la noche

El trabajo en la planta naviega de Reny Picot transcurrió ayer con normalidad pese a la amenaza de los ganaderos gallegos de cerrar la instalación para evitar la entrada de cisternas cargadas de leche.

Según ha podido saber este periódico la única incidencia del conflicto que vive el sector lácteo sobre la planta de Anleo es que desde el sábado "la entrada de leche está muy restringida", especialmente debido a que "es poco seguro que las cisternas circulen por las carreteras".

En la madrugada del sábado personas desconocidas cortaron en dos puntos la carretera NV-5 que va de Villapedre a Armental. Los autores del cierre cortaron varios eucaliptos y los tiraron sobre la calzada para dificultar el acceso a la planta. Tras darse el aviso correspondiente, fueron retirados de inmediato sin que causaran perjuicio a los trabajadores de la factoría.

El conflicto lechero gallego dio ayer un giro inesperado y positivo cuando dos empresas de distribución, Mercadona y Vegalsa, y una empresa de producción láctea, Celta, anunciaron su intención de mejorar los precios de origen.

El sindicato ASAJA, que se desmarcó recientemente de las movilizaciones, aseguró ayer que estas decisiones empresariales están relacionadas con "los compromisos del Ministerio de Agricultura con el sector lácteo", en palabras del presidente de esta organización Pedro Barato.

El bloqueo con tractores a las industrias lácteas gallegas se mantuvo ayer en distintos puntos de la comunidad vecina, en cuyas carreteras fueron inmovilizados algunos camiones cisterna con leche procedente de Portugal. Los ganaderos continúan con sus acciones de protesta. La más significativa de ayer fue la protagonizada por los propietarios de quince ganaderías de la parroquia de Abellá, en el municipio coruñés de Frades, que derramaron 130.000 litros de leche a causa de su bajo precio.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reclamó ayer que se erradiquen las acciones reivindicativas "que no sean pacíficas". "Reivindicamos -dijo- el derecho al trabajo de todo el mundo. No puede ser que para que unos hagan valer sus derechos impidan que otros trabajen".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine