El "criminal del Camino" pide declarar de nuevo ante la juez y confiesa el asesinato

La autopsia determina que el cadáver es el de la mujer norteamericana, que falleció de forma violenta

16.09.2015 | 04:05
El detenido, abandonando el juzgado rodeado de policías, el lunes por la noche.

Miguel Ángel Muñoz abordó a la peregrina norteamericana Denise Thiem en un tramo de la ruta jacobea próximo a Castrillo de los Polvazares (León) y, tras caminar junto a ella un trecho, la golpeó con un palo. La mujer cayó al suelo, se dio con una piedra y falleció. Este es el resumen de la confesión que hizo el "criminal del Camino" ante la titular del juzgado número dos de Astorga, María Antonia Díaz, en torno a las nueve y media de la noche del lunes. Fue después de haber asegurado a mediodía, en una primera comparecencia ante la magistrada, que había encontrado el cadáver en su finca y que no informó del hallazgo a las autoridades por miedo a que se le acusara de asesinato. Muñoz, que se encuentra "tranquilo, aunque muy cansado", según su nuevo letrado, Vicente Prieto, un amigo de la familia, fue conducido ayer desde Astorga a Castrillo de los Polvazares, para realizar una reconstrucción del crimen. Después, ingresó en la prisión de Mansilla de las Mulas.

Todos los objetos considerados de interés localizados en la cabaña de Muñoz y en la finca en la que apareció el cadáver de Denise ya han sido trasladados a la Comisaría General de la Policía Científica para su análisis. Los investigadores consideran que es pronto para precisar las circunstancias del crimen.

La autopsia realizada a los restos mortales localizados el viernes confirman que pertenecen a Denise y que su muerte fue "violenta", aseguró ayer el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó. En principio, no se han encontrado indicios de que se produjera una agresión sexual. El cotejo de las muestras de ADN continúan en el instituto anatómico-forense de Ponferrada.

Al igual que había hecho el viernes, tras ser detenido en Grandas de Salime por policías de la comisaría de Luarca, Muñoz reconoció el lunes por la noche haber golpeado a la peregrina. Esta confesión llegó después de que la jueza decretara su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, por la gravedad de los hechos que se le imputan y por el riesgo de que cometiera actos similares o destruyera pruebas. El sospechoso pidió la segunda declaración ante la magistrada una vez que la médico forense había completado el informe de imputabilidad y en presencia de esta profesional.

Ya ante la juez, y además de asegurar que había atacado a la peregrina, Muñoz explicó que, una vez muerta, la desnudó y la enterró en su finca. Después -añadió- sacó el cadáver de la tierra y lo tiró en unos matorrales situados fuera de la parcela, tras haberlo trasladado en coche. El detenido no tiene vehículo ni carnet.

El padre y el resto de la familia de Muñoz están "abatidos", según indicó ayer el letrado Vicente Prieto, después de relevar a la abogada de oficio Rosario Martínez. Prieto negó que el detenido, divorciado y con una hija, sea una persona problemática y huraña, como le define el vecindario. Además, puso la confesión en "cuarentena" por el "gran cansancio" de su defendido, que, según recordó, fue detenido a primera hora de la tarde viernes en Asturias y reconoció la autoría del crimen el lunes por la noche. El abogado ha recomendado a los allegados de Muñoz que no hagan declaraciones públicas.

Thiem fue vista por última vez a comienzos de abril cuando realizaba el Camino de Santiago por la Maragatería. Ese mismo mes, Muñoz, una persona con antecedentes por haber molestado a otras mujeres, se acercó a un banco de Astorga donde cambió algo más de mil dólares por unos 900 euros. La cajera, extrañada por la operación, realizó una fotocopia al dinero y se la entregó a la policía, que pudo comprobar que el número de serie de los dólares se correspondía con el de los billetes que se había traído la norteamericana a España. El ahora detenido se convirtió en ese momento en el principal sospechoso, pero no llegó a ser detenido porque en un registro de su propiedad no se localizaron pruebas de que estuviera implicado en la desaparición, explicaron los investigadores.

A comienzos de este mes, a la vista del gran despliegue realizado por la policía en Castrillo de los Polvazares, después de que el senador de Estados Unidos John McCain se interesara por el caso, Muñoz abandonó la Maragatería. Lo hizo en autobús en dirección a Oviedo. Allí inició la ruta primitiva del Camino de Santiago. El lunes durmió en San Juan de Villapañada (Grado), el martes en Bodenaya (Salas), el miércoles en Campiello (Tineo) y el jueves en Berducedo (Allande). El viernes, cuando llegó a Grandas de Salime, ya estaba siendo buscado, tras haber aparecido trazas de ADN de la peregrina en una sierra de su propiedad. Los agentes le localizaron porque utilizó un cajero. Luego, le detuvieron.

Muñoz confesó la misma noche del viernes y guió a los policías hasta el cadáver, que se encontraba tapado con unas ramas y en avanzado estado de descomposición, cerca de Castrillo de los Polvazares. El lunes a mediodía se desdijo ante la juez, pero horas después reconoció la agresión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine