Alonso apoya la cooficialidad del asturiano pero sin "discrepar" del Presidente

El consejero de Educación afirma que la Llingua se extenderá a Infantil y que este año no se revisarán la cuotas de las escuelas para bebés

17.09.2015 | 04:06
Genaro Alonso.

Un consejero firmemente partidario de la cooficialidad de la lengua asturiana, en un Gobierno liderado por un presidente que no quiere ni oir hablar del asunto. La paradoja la tomó ayer el PP a manos llenas para plantear la cuestión durante la comparecencia del titular de Educación, Cultura y Deportes, Genaro Alonso, en la comisión de la Junta General del Principado. Alonso no se dejó atrapar y señaló a la diputada Susana López Ares que "no busque discrepancias, que no hay ni las habrá".

De diez de la mañana a ocho de la tarde. Una maratón parlamentaria de preguntas y respuestas. Entre las primeras, mucho menudeo; entre las segundas, mucha inconcreción; la lógica en un consejero que lleva mes y medio en el cargo.

La comparecencia sirvió para señalar las líneas maestras de la legislatura en las tres áreas citadas, pero la Llingua Asturiana fue la principal protagonista. El consejero anunció que la docencia del Asturiano se extenderá a la etapa de Infantil y defendió la creación "a coste cero" de la nueva dirección general de Planificación Llingüística, dependiente de Educación. Dice Genaro Alonso, quien ayer se enfrentó por vez primera a la presión parlamentaria, que casi 25.000 alumnos que estudian Asturiano lo justifican.

Hubo rifirrafe cuando la diputada López Ares (PP), le preguntó si la Consejería contemplaba una mayor oferta en las asignaturas de libre configuración en Primaria (actualmente reducida a Asturiano o Cultura Asturiana). "Una y otra vienen en asturiano, así que o lentejas cocidas o lentejas fritas, pero al final comemos lentejas", ironizó la portavoz popular de Educación.

Genaro Alonso le afeó que "su Gobierno niega a Asturias un derecho innegable como es el reconocimiento de la especialidad de Asturiano" y a la pregunta de si es partidario de que la llingua asturiana se convierta en lengua vehicular, Alonso se aferró a la Ley de Uso y Promoción del Bable Asturiano. "Su desarrollo nos permitirá avanzar, pero la cooficialidad es algo que trasciende a mi Consejería", aseguró. Un posible cambio del Estatuto de Autonomía es una decisión que no le corresponde a Educación, sino a la Junta General. Y queda lejos en el horizonte.

La diputada de Podemos, Lucía Montejo, le preguntó al Consejero si va a hablar en asturiano en sus intervenciones públicas. Alonso le recordó que ya lo hizo en las dos inauguraciones de curso escolar (Primaria en Cabañaquinta y Secundaria en Tapia de Casariego). Dos intervenciones bilingües porque "cambio de registro cuando me apetece".

Las escuelas para niños menores de tres años, las de primer ciclo de Infantil, se llevaron buena parte del tiempo de debate. La diputada de IU, Concha Massa, le preguntó al consejero sobre una posible revisión de las cuotas que pagan las familias por la escolarización de los niños. Este curso quedarán como están, afirmó Alonso, "y para el siguiente se revisarán".

En este etapa educativa falta por definir el modelo. López Ares recordó que "hay familias que pagan hasta 333 euros al mes por la matrícula de su hijo" en una escuela pública y el consejero pidió tiempo para "un diagnóstico" y para "llegar a un consenso", pero hizo hincapié en que incluso hay un pequeño aumento de la plantilla de educadores a pesar de que hay 180 niños menos. "Prácticamente hemos llegado a la pareja educativa", es decir, dos técnicos por aula. Lucía Montejo (Podemos) matizó: "En muchas ocasiones, sólo técnico y medio".

Una escuelina, la de Degaña, se comió un trozo no desdeñable de tiempo. El colegio cerró al quedarse sólo con tres alumnos. "No hay nada más doloroso que cerrar una escuela", reconoció Alonso, pero se había quedado con dos escolares de sexto de Primaria, y una niña de Infantil, de cuatro años. Se van al centro público de educación básica (CPEB) de Degaña.

Sin cambiar de concejo, más polémica. El Consejero descartó "por razones técnicas" la implantación del Bachillerato en Cerredo. Se lo preguntó, entre otros, el portavoz de Foro Asturias, Argimiro Rodríguez, que además ejerció de presidente de mesa. Los argumentos del consejero: "hay en Cerredo cinco escolares en cuarto de la ESO y ni siquiera sabemos si van a continuar con el Bachillerato. Buscaremos soluciones junto a las familias, pero con ese número de alumnos montar un Bachillerato que tiene que tener al menos dos modalidades es sencillamente inviable".

Argimiro Rodríguez se quedaba con el "no" del consejero, y Alonso insistía en el "por qué no". El portavoz de Foro aseguró que la intervención del consejero "me sonó al Bolero de Ravel: bonito pero cansino".

El cabeza de lista de Podemos, Emilio León, se felicitó de haberse encontrado con un consejero "educado" que es "más de lo que teníamos" y " sensible a la situación de la llingua asturiana", aunque mostró dudas sobre su "capacidad de provocar un cambio en la actitud de la FSA".

Susana López Ares (PP) reivindicó que la demanda de las familias "debe ser el factor principal que determine la oferta educativa, y los padres tienen el derecho a elegir la educación y el centro educativo que desean para sus hijos, porque sin libertad difícilmente se logrará un sistema educativo de calidad". Genaro Alonso le dejó claro que no habrá distrito educativo único "porque no es equitativo" y que la zonificación escolar en Asturias seguirá tal cual por el momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine