El "criminal del Camino" cortó las manos a Denise para dificultar su identificación

Muñoz pintaba flechas para despistar a sus víctimas y las seguía con prismáticos desde miradores levantados en su finca - El asesino confeso de la peregrina tenía 37.000 euros en su cabaña, pese a que sus ingresos eran de 400 euros al mes

17.09.2015 | 04:06
Policías a caballo, en la zona en la que ocurrió el crimen.

Miguel Ángel Muñoz Blas, el "criminal del Camino" detenido en Grandas de Salime, cortó las manos al cadáver de la peregrina norteamericana con una sierra para dificultar la identificación del cuerpo, localizado el pasado viernes por la noche en una finca propiedad del detenido en las cercanías de la localidad leonesa de Castrillo de los Polvazares. La herramienta podría ser la misma en la que los investigadores localizaron la pasada semana restos de ADN de la mujer, lo que precipitó la búsqueda y detención de Muñoz. Ya era el principal sospechoso desde que, hace más de cinco meses, se perdió el rastro de la norteamericana cuando hacía el Camino de Santiago en las inmediaciones de la cabaña en la que residía este madrileño de 39 años, afincado en la Maragatería y encarcelado el martes en la prisión de Mansilla de la Mulas.

Los investigadores centraron ayer la búsqueda de las extremidades de Thiem en una fosa séptica de la parcela de Muñoz. Según diversas informaciones, encontraron restos óseos que podrían ser de las manos. El desmembramiento del cadáver complica la estrategia de defensa, basada en probar que fue un homicidio involuntario.

"Vi llegar a la peregrina. Iba sola. Salí a su camino para encontrármela. Me dijo que se había perdido. Empece a hablar con Denise, pero en un momento dado desconfió de mí. Entonces le di un golpe en la cabeza con un palo y al caer al suelo su cabeza impactó con una piedra. Sangraba mucho. Me incliné a ver cómo estaba. Le miré el pulso. Estaba muerta. La desnudé y la enterré. Después, la desenterré y la tiré a los matorrales". Esta fue la confesión de Muñoz ante la juez de Astorga durante la declaración voluntaria de la noche del lunes, realizada después de que a mediodía hubiera asegurado que se encontró el cadáver en su finca y que no dio cuenta del hallazgo por miedo a ser acusado. La autopsia realizada a la peregrina confirma que su muerte fue violenta. El cadáver presenta un fuerte golpe en la cabeza.

El abogado de Muñoz precisó que, tras comprobar que la mujer estaba muerta, su defendido trasladó el cadáver por un paraje inhóspito durante más de dos horas y que luego lo enterró en una zona "con muchos agujeros, debido a la presencia de jabalíes".

Miguel Ángel Muñoz fue detenido a primera hora del viernes en Grandas de Salime, tras haber huido de la Maragatería por el gran dispositivo policial de búsqueda de Thiem. El asesino confeso llegó a la localidad después de haber recorrido a pie desde el lunes anterior la ruta primitiva del Camino de Santiago desde Oviedo. Los registros en su finca han permitido conocer que contaba con un notable dispositivo para confundir y atacar a los peregrinos. Pintaba señales amarillas falsas, pero similares a las jacobeas, con el objetivo de sacarlos del Camino y atraerlos a su finca, donde había instalado dos miradores elevados para seguir sus pasos con la ayuda de unos prismáticos. Para perpetrar sus ataques, el "criminal del Camino" utilizaba un palo y un artilugio que se usa con el ganado y que cuenta con una terminal que produce descargas eléctricas.

En la misma zona en la que Muñoz atacó a Thiem se habían producido otros incidentes con peregrinas. Una de ellas -alemana- contó a la Policía que logró zafarse por poco de un varón que la abordó ataviado con un pasamontañas, prenda que solía utilizar el detenido, según han relatado sus vecinos. Otra peregrina se salvó porque tenía conocimientos de artes marciales y consiguió huir tras dar una patada en los testículos al hombre. Aunque no consta que en la autopsia de Thiem se hayan encontrado indicios de una agresión sexual, fuentes de la investigación no descartan que éste fuese, junto al robo, el móvil de Muñoz.

En el registro de su cabaña, además de las gafas de la mujer norteamericana y un collar, se localizaron 37.000 euros en un zulo de hormigón. El detenido es parado de larga duración y tiene unos ingresos de 400 euros al mes. Poco después de haber atacado a Thiem, acudió a una sucursal bancaria de Astorga a cambiar algo más de mil dólares por unos 900 euros, probándose poco después que el dinero pertenecía a la peregrina.

Los investigadores han podido determinar que Muñoz utilizó una carretilla para trasladar el cadáver de Denise desde donde la enterró en primera instancia a las inmediaciones de su parcela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine