Prisiones rechaza la recomendación de la Defensora del Pueblo de preservar la UTE

Becerril estima que debe respetarse "el modelo original" de la unidad de Villabona y que las nuevas normas no garantizan su supervivencia

22.09.2015 | 03:55
Soledad Becerril.

Instituciones Penitenciarias ha rechazado cumplir con la recomendación realizada por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, de que se mantuviese el modelo organizativo que la unidad terapéutica y educativa (UTE) de la prisión de Villabona tenía desde su puesta en marcha, y que ha sido modificado generando un gran perjuicio en su funcionamiento, según vienen denunciando profesionales, familiares y fuerzas políticas.

En un documento firmado por la adjunta segunda de la Defensora, Concepció Ferrer, se informa de que Prisiones "persiste en su planteamiento, de modo que no ha sido aceptada la recomendación de esta institución, por entender que la instrucción 9/2014 regula el modelo normal de funcionamiento que deben seguir todas las unidades terapéuticas, sin tener que hacer ninguna especificidad con la de Villabona".

La oficina de la Defensora del Pueblo añade que "el criterio mantenido por la Administración penitenciaria obliga a continuar con la tramitación del expediente". Para la Defensora, "el respeto del modelo UTE exige necesariamente el respecto de sus normas de funcionamiento originales". Añade que "no puede compartirse que todas las unidades terapéuticas sean iguales", como sostiene Instituciones Penitenciarias, puesto que cada una "posee unas características propias indiscutibles". Y añade: "Tampoco puede considerarse que las normas propuestas por los servicios centrales de la administración penitenciaria permitan la supervivencia de la UTE tal como ha sido conocida y reconocida, pues tales normas no son respetuosas con la guía de actuación que se dieron los fundadores de la iniciativa que ahora se corre el riesgo de disolver".

En su informe anual de 2013, la Defensora había denunciado que, "merced a ciertas decisiones de la dirección, se había procedido a la flexibilización de las condiciones de estancia de los internos, la rebaja del contenido de contrato terapéutico, la puesta en duda del valor de los programas de las ONG colaboradoras, la devaluación de las competencias del equipo multidisciplinar, la retirada de los profesionales de la UTE de su capacidad de decisión sobre la permanencia en el programa de las personas internas, la reducción del servicio administrativo, la entrada en servicio de funcionarios de vigilancia no comprometidos con el proyecto y con ello la pérdida de función de los tutores".

En 2014, Becerril recomendó a la administración penitenciaria que "se procediera a dictar una instrucción reguladora de la UTE de Villabona, que contemplara fiel e íntegramente lo que tradicionalmente ha sido su modelo normal de funcionamiento, contenido en un documento pormenorizado de los funcionarios creadores de este proyecto". Según la Defensora del Pueblo, Instituciones Penitenciarias admitió sólo parcialmente la recomendación, y procedió a dictar unas normas internas (la instrucción 9/2014) que en algunos aspectos se apartan del proyecto original". Por este motivo, la Defensora del Pueblo volvió a recordar a la administración la recomendación formulada, con la respuesta señalada al principio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine