"El 95 por ciento de los herederos directos no tributa", replica Javier Fernández al PP

El presidente del Principado arremete contra la petición de rebaja fiscal de los populares, que "lo ponen todo perdido de tópicos"

03.10.2015 | 05:14
Javier Fernández, ayer, durante su intervención en la Junta, con los diputados socialistas Fernando Lastra y Nuria Devesa al fondo.

"Lo pone usted todo perdido de tópicos". El presidente del Principado encaró el enésimo asalto en el debate parlamentario sobre la presión fiscal en Asturias dispuesto a limpiarlo de los "lugares comunes" con los que, a su juicio, lo ha embadurnado el PP. La acusación de castigar a los asturianos con una "altísima voracidad fiscal" acababa de ser reformulada en el pleno de la Junta por la portavoz popular, Mercedes Fernández, con la forma de una pregunta sobre el futuro del impuesto de sucesiones y en el fondo una enmienda a la totalidad de una política fiscal "injusta". En la respuesta, el Presidente optó por el tono didáctico antes de censurar duramente a la presidenta del PP asturiano por la simpleza de sus planteamientos en materia impositiva.

"Es falso que vivamos en una especie de infierno fiscal", atacó Fernández. La pregunta de Mercedes Fernández había reincidido en la demanda de su grupo de retirar el tributo sobre la base de la "injusticia" de la carga impositiva que soportan los herederos asturianos en comparación con los del resto de España. Dijo la portavoz del PP que "el socialismo quiere acribillar a impuestos a los asturianos" y el debate se crispó. Primero didáctico y luego áspero, Javier Fernández contraatacó con sus números, expuso que "el 95 por ciento de los descendientes en línea directa no pagan el impuesto" y afirmó que la mayor parte de las renuncias a las herencias -un capítulo en el que Asturias es líder nacional- "vienen fundamentalmente de herederos que no son directos, y ahí la imposición es casi la misma en toda España". Dijo eso, pasó al siguiente nivel y quiso explicar por qué siendo el Principado la décima región de España en términos de Producto Interior Bruto (PIB) es la sexta en capacidad fiscal: "Porque en Asturias tenemos las terceras pensiones más altas de España y el cuarto salario medio. Y como el IRPF incide sobre todo en las nóminas, tenemos una recaudación que no está en sintonía con un PIB tan modesto. Por eso se eleva la presión fiscal". De la clase a la reprimenda, pasando por la reconvención a cuenta de la obstinación del discurso -"ustedes son como las orquestas de pueblo, que repiten la misma, pero dándole más fuerte al bombo"-, el final del alegato desembocó en el reproche ácido a su oponente con un "ya sé que no le interesan estas explicaciones racionales, que usted busca otro tipo de conflicto que exija menos esfuerzo intelectual".

El Presidente libró con la portavoz popular el cara a cara más agrio de su comparecencia semanal ante el pleno del parlamento. Quiso responder con ejemplos numéricos a los ejemplos numéricos que acompañan las denuncias del PP y, buscando, también encontró algún caso práctico capaz de avalar su tesis. Habló de "personas con patrimonios no demasiado importantes, como una herencia de 145.000 euros que paga 17.342 euros en Murcia, 7.930 en Galicia, 1.088 en Valencia y nada en Asturias", subrayó Javier Fernández, marcando las distancias con el grupo que hace menos de un año le prestó sus votos para aprobar el presupuesto regional. Fue, interpretó ayer el Presidente, el fruto de un "ataque de responsabilidad momentáneo" de Mercedes Fernández y su grupo que no espera que se repita en la inminente negociación presupuestaria.

Venía la portavoz popular de vanagloriarse de haber puesto "la eliminación del impuesto de sucesiones en la agenda política asturiana y, desde luego, en la suya". También había considerado "lamentable" la "pasividad" de un Presidente permanentemente escudado, "después de tres años largos de gobierno", detrás de "un error de salto" -el mecanismo según el cual las herencias que superan, aunque sea por unos euros, los 150.000 del límite de la bonificación pasan de no tributar a pagar 18.000 euros- y había reproducido su opinión nada partidaria de un tributo que "grava a las familias medias asturianas de forma injusta".

La eliminación de ese "error de salto" encabeza las prioridades del Gobierno socialista respecto al impuesto de sucesiones, así como la aplicación de "tratamientos puntuales en relación con la vivienda habitual o la mejora de la transmisión de empresas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine