Parentesco y patrimonio añaden variables a un tributo "peculiar"

05.10.2015 | 03:45

El volumen de la herencia tutela sólo en parte la cuantía del impuesto de sucesiones. Por eso el "error de salto" que viene determinado por el tamaño del legado es también sólo uno de los que genera en Asturias este tributo "peculiar" y "complejo" cuya factura está sujeta al impacto de al menos otras dos variables. Javier Suárez Pandiello llama la atención sobre otros componentes que introducen coeficientes multiplicadores en la tarifa, además del tamaño de la herencia el grado de parentesco y el patrimonio previo del heredero. No sólo paga más quien más hereda, apunta el catedrático de Economía Aplicada, sino que a igual herencia, el descendiente de vínculo más próximo al fallecido tributa menos que el más lejano y la cuantía del impuesto será mayor cuanto más abundantes sean los bienes del heredero.

En esas circunstancias, precisa Pandiello, las variaciones de la cuota y los "errores de salto" pueden producirse no sólo por la magnitud de lo recibido, también como consecuencia del parentesco o del patrimonio previo. De hecho, el sistema fiscal asturiano pone la barrera de la exención del impuesto en la cuantía de la herencia -150.000 euros-, pero para ello exige además que el patrimonio preexistente del receptor no sea superior a 402.678,11 euros, lo que generaría otra versión del "error de salto" para herederos que rebasen levemente esa cifra. Un caso paradigmático se daría entre dos hermanos que, recibiendo idéntico legado, pagarían impuestos diferentes en función de su nivel de riqueza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine