De Lorenzo afirma que las detenciones en la huelga minera pacificaron las protestas

El delegado del Gobierno destaca que Asturias ha pasado de liderar la conflictividad laboral a situarse como la media nacional y sin agresividad

13.10.2015 | 03:23
De Lorenzo afirma que las detenciones en la huelga minera pacificaron las protestas

"La huelga minera de 2012 representó un antes y un después" de las movilizaciones en Asturias, aseguró ayer el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, en referencia al fin de las protestas violentas tras las detenciones y puesta a disposición judicial de varios mineros. "Asturias ha pasado de ocupar el primer puesto en España de huelgas conflictivas a situarse en la media nacional y con ausencia de violencia". El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, aprovechó para pedir "responsabilidad" y que "no mientan" a quienes "quieren romper la historia" de España. También la presidenta del PP, Mercedes Fernández, proclamó ayer, día de la Fiesta Nacional, que "la unidad nos hace más fuertes".

El delegado del Gobierno en Asturias participó ayer en la celebración de la patrona de la Guardia Civil en el cuartel de El Rubín, en Oviedo. Un acto al que ya acudió durante los 21 años en que fue alcalde de la capital del Principado. Y por su persistente comparecencia, llamó la atención sobre aquellos que institucionalmente deberían estar y no estaban. Por parte del Gobierno regional, el representante fue el gerente del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), Antonio del Corro. Y por parte del Ayuntamiento de Oviedo, la representación se limitó al concejal socialista de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández. Entre los asistentes estaba el diputado nacional y exdelegado del Gobierno Antonio Trevín, -que entonó sin miramientos el himno de la Guardia Civil-. Tampoco se presentó ningún senador.

Gabino de Lorenzo hizo ayer balance de los cuatro años que lleva al frente de la delegación del Gobierno, y que calificó como "tiempos difíciles en los que se trabajó en estrechísima colaboración entre la Guardia Civil, la Policía Nacional y también las policías locales".

Y se centró entonces en los "71 días de huelga minera", en la que los agentes de los cuerpos de seguridad "tuvieron un comportamiento ejemplar".

El delegado del Gobierno remarcó que "nunca se criticará la legítima defensa de un puesto de trabajo. Quienes se manifiestan son trabajadores que defienden su futuro y el de sus hijos. Pero 200 cortes de carretera con barricadas ardiendo protegidas por encapuchados y con la violencia siempre presente es algo que de ninguna manera se puede admitir".

De Lorenzo remarcó que manifestarse "es un derecho fundamental, pero el ejercicio de la violencia es un delito". Y en este sentido, los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional "tienen una norma, que es la detención de los violentos, su identificación y puesta a disposición judicial".

No mencionó De Lorenzo a los mineros detenidos durante las movilizaciones hulleras de 2012, pero tampoco hizo falta. "Existe un antes y un después del conflicto minero. Ha continuado la conflictividad laboral y social, aunque ha sido decreciente desde entonces". Y tuvo palabras de "reconocimiento a las organizaciones sindicales, por su cambio de actitud y el control que están ejerciendo en sus reivindicaciones laborales y sociales al entender que deben de manifestarse en el marco legal".

El arzobispo de Asturias, Jesús Sanz Montes, resaltó ayer el buen hacer de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y de su lucha "para poner justicia, deteniendo tanto al delincuente vulgar como al que lleva gemelos y guante blanco".

Pero también quiso hacer un llamamiento a la unidad de España y destacó que la Virgen del Pilar es la patrona de la hispanidad, y que "quienes tienen responsabilidades piensen en ello y no jueguen con insidia que divide ni tengan como argumento la mentira para partir la historia de este país", en clara referencia al movimiento separatista catalán.

El PP asturiano también tuvo ayer su particular celebración de la Fiesta Nacional con un acto en Cangas de Onís, "símbolo y referente de los orígenes de España", y con el pretendía dar "el realce, el relieve y el protagonismo social que merece" la Fiesta Nacional en España "al igual que se hace en otros países del mundo", afirmó la presidenta del partido, Mercedes Fernández.

"Aquí, en Cangas de Onís, el Partido Popular quiere proclamar que la defensa firme del interés de los asturianos en modo alguno es incompatible con el interés colectivo, nacional, que a todos beneficia", subrayó Fernández. Y añadió que, en los momentos complicados y difíciles como los que ha tenido que afrontar España y los que aún faltan por "vencer", es necesario "resaltar más que nunca lo que nos une, lo que propicia la cohesión territorial e institucional". La lideresa del PP proclamó que los asturianos "sin conflictos innecesarios" se siente orgullosos "como el que más" de su tierra y también de su nación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine