El sector turístico da buena nota al minipuente del Pilar, mejor que el del año pasado

Los hosteleros asturianos lamentan los errores en la predicción meteorológica

13.10.2015 | 03:23
Un grupo de visitantes, ayer por la tarde, bajo la lluvia, en la plaza de la Catedral, en Oviedo.

Fue un buen fin de semana largo. Al Puente del Pilar, que no fue puente sino día extra, Asturias le sacó rendimiento turístico. No hay datos pero sí sensaciones. "Se mejoró con respecto al año pasado", afirma el presidente de Ocio y Turismo de Asturias (Otea), Fernando Corral. Otea es la nueva entidad de la patronal asturiana del sector, producto de la fusión de las tres asociaciones que operaban hasta ahora.

La festividad del Pilar, el 12 de octubre, marca oficiosamente el fin de la temporada de verano. "Una buena temporada", si es que hay que ponerle calificativo, dice Fernando Corral. Estos tres días de fiesta, casi a modo de colofón, acaban "con nota". Primero, en términos cuantitativos, con alto porcentaje de ocupación hotelera, aunque lejos del lleno, y mucho turista en las calles.

En segundo lugar, y tan importante con el anterior, por "la mejora en el precio medio de los servicios, que es vital para la rentabilidad de las empresas", explica el presidente de la patronal de un sector que es clave para la economía asturiana aunque no excesivamente valorado.

El 8% del PIB

La hostelería, desde el más modesto bar hasta el más lujoso hotel, genera en Asturias el 8% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, y el 10% del empleo. En total unas 33.000 personas de ocupación directa. ¿Cuántas de forma indirecta? Es un dato no estudiado.

Tres días de descanso, dos con unas condiciones meteorológicas casi de verano y el de ayer, triste y lluvioso. "De nuevo las predicciones del tiempo nos han perjudicado" lamenta Corral. "Aceptamos que Asturias tiene su particular microclima, pero ya estamos acostumbrados a que siempre se equivocan hacia el mal tiempo". Los patinazos meteorológicos son todo un clásico. La lluvia y los nubarrones, por fortuna, llegaron ayer cuando ya no generaban apenas perjuicio al sector hostelero. La tendencia de las últimas temporadas se mantiene: visitantes de corta estancia pero que aprovechan cualquier resquicio en el calendario festivo para darse una escapada.

A partir de esta semana comenzará el goteo de "cerrado por vacaciones" en miles de establecimientos asturianos del sector. Noviembre es posiblemente el mes más flojo de actividad y ahí se concentran muchos cierres por descanso.

El próximo año la Semana Santa cae pronto, del 24 al 27 de marzo. Y la Nochebuena, a 73 días vista. El tiempo vuela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine