A vacuna por minuto

La campaña de prevención del virus de la gripe comienza en Gijón con un ritmo frenético y con 54.950 dosis previstas para inyectar en 24 puntos de la ciudad

22.10.2015 | 03:56

En Gijón, tal es el nivel de concienciación de los vecinos que la campaña de vacunación contra la gripe arrancó a un ritmo vertiginoso. "Vamos a vacuna por minuto. La gente está concienciada", subrayó Anaí Izaguirre, enfermera del centro de salud La Calzada I, encargada junto a Pilar García de poner en marcha el proceso en el área Sanitaria V, que corresponde a Gijón con 24 puntos de distribución y 54.950 dosis. Solo en la primera jornada, en La Calzada se vacunaron 177 personas. La gran mayoría, mayores de 65 años. Fue el caso de Josefina Prendes, de 83, que lleva tres décadas sin faltar a la cita. "No me da tan fuerte durante el invierno", resalta tras recibir el pinchazo. "Merece la pena venir, no se tarda nada", añade. Otros como Benito Busta, de 85 años, y que sufre diabetes e hipertensión, se enmarcan se vacunan por estar incluidos en un grupo de riesgo. "Es bueno prevenir", afirma.

Precisamente, el grupo de personas mayores de 65 años con algún riesgo como insuficiencias renales, enfermedades hepáticas u otro tipo de patologías crónicas son una de las prioridades para los sanitarios. "Desde hace dos años, con el brote de gripe A, acuden más. Pero es importante que algunos mayores vuelvan a ponerse la vacuna", explica Pilar García.

Mariano Fernández García, de 73 años, se toma con paciencia la espera. "Estoy operado de sinusitis", recuerda, al mismo tiempo que advierte que "los catarros son muy traicioneros; es mejor prevenirlos". Para unos como Consuelo Prendes, de 80 años, se trata de "un trámite que no duele nada", pero para otros como Vicente López, la espera se hace un poco "dura". "No me gusta nada ni tengo ganas, pero hay que hacerlo", indica. "El médico solo lo piso para lo necesario y esto lo es", añade a su lado Juan Martín.

En Gijón, en 2003 la vacunación de la campaña de la gripe tocó techo con 50.000 dosis administradas y alcanzando el 65% de la población a la que va dirigida la campaña. El año pasado el porcentaje de alcance fue del 53,4%, subiendo dos puntos con respecto sa 2013, y frenando así un descenso continuo de hasta diez puntos en una década. Este año el objetivo pasa de nuevo por seguir creciendo y volver a situarse en torno al 65%.

A falta de un centro sanitario o social en el que vacunarse, bueno es el cabildo de la iglesia. Al menos, así lo piensan en Arroes, Villaviciosa, porque lo importante es recibir el pinchazo que prevenga durante el invierno de la gripe. En el concejo maliayés recurren a veces a lugares poco convencionales como un bar o el templo para reunir a los vecinos y vacunarles, porque lo importante es recibir este breve pinchazo. Ni la concejala de Políticas Sociales, Lorena Villar, se libró de la vacuna. Ella pertenece al grupo de la población de riesgo por padecer una enfermedad crónica y se sumó al resto de vecinos. En todo el concejo maliayés despacharán en esta campaña 2.000 dosis de la vacuna

En Avilés también comenzó la campaña de vacunación a buen ritmo. "Hemos habilitado un espacio con cuatro enfermeros para evitar que las consultas se colapsen y, aun así, también vacunamos en consulta en ocasiones", explicó Miguel Caño, responsable de enfermería en el centro de salud de La Luz-Villalegre, donde la pasada campaña acudieron 2.125 personas y "unas 1.200 lo hicieron en las dos primeras semanas".Para el área VII (Mieres, Aller y Lena) se han adquirido 14.000 dosis. Este año no hay problemas de suministro y ya en la mañana de ayer hubo decenas de personas que acudieron a las consultas de enfermería de esta área sanitaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine