La liquidación de la gestora de Madrid-Barajas evidencia la crisis de los peajes

23.10.2015 | 02:17

Un peaje hacia la nada. Este es el resultado del largo proceso judicial que ha desembocado en la liquidación de las dos sociedades de OHL (Aeropistas y Autopista Eje Aeropuerto Concesionaria Española) que explotan el tramo de peaje entre Madrid y el aeropuerto de Barajas. Ambas se encuentran en concurso de acreedores, tras la inadmisión de los dos convenios de acreedores presentados basados en el plan de rescate que presentó el Ministerio de Fomento.

Se trata de la segunda ocasión en que el juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid toma esta decisión puesto que ya abrió la fase de liquidación de la AP-36 entre Ocaña y La Roda, la Autopista Madrid-Levante, tras rechazar el plan de rescate que Fomento aprobó como propuesta de convenio por considerar que presentaba defectos de legalidad. La quiebra de las autopistas de peaje del entorno de Madrid esta vinculada a errores de cálculos de tráfico, al sobrecoste de las expropiaciones y a trazados diseñados en paralelo a vías gratuitas que provienen, fundamentalmente, de la etapa en la que Francisco Álvarez-Cascos era ministro de Fomento. Solo en 2012 el tramo Madrid-Barajas fue utilizado por una media de 7.200 vehículos al día, cuando la previsión era llegar a 25.000 tránsitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine