La empresa familiar reivindica su papel como motor de la recuperación española

El Instituto celebra su congreso nacional con los retos de difundir su compromiso social e impulsar la emprendeduría

26.10.2015 | 03:42
La empresa familiar reivindica su papel como motor de la recuperación española

La empresa familiar reivindica su papel y el reconocimiento de sus valores, que las convierten en un bien social a preservar y en uno de los motores para la recuperación económica. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado para el Instituto de Empresa Familiar, que celebra en Bilbao su XVIII congreso nacional con el título "Compromiso con el crecimiento y la creación de empleo". El acto será inaugurado por el rey Felipe VI y durante dos días se analizarán la situación económica y los retos a los que se enfrentan las compañías españolas. Entre las sociedades de carácter familiar destacan, entre otros, difundir su importancia y trascendencia para la economía, su compromiso social e impulsar la emprendeduría.

Los rasgos distintivos de la empresa familiar son fundamentalmente la vocación de permanencia, la estabilidad y la prudencia en la gestión. Según un estudio realizado por KPMG, y sustentado en entrevistas personales, conclusiones de grupos de trabajo, y una encuesta a un centenar de propietarios y directivos, los tres factores que mejor distinguen a las empresas familiares son: la reinversión de beneficios (señalado por un 57,4% de los encuestados), la vocación a largo plazo, la voluntad de preservar el negocio y el patrimonio (55,3%), y la creación de un proyecto común que trasciende lo meramente económico (45,7%).

Juan José Cano, socio responsable de Empresa Familiar de KPMG en España, explicó que las características de estas sociedades las llevan "a convertirse en proyectos intergeneracionales que gozan de una mayor estabilidad y proporcionan una mayor seguridad en el empleo". También añadió que "además, por su arraigo el lugar donde se fundaron, las empresas familiares mantienen un vínculo emocional con su entorno, un compromiso con el territorio y una vía de desarrollo del mismo".

Estas características hacen que las empresas familiares generen efectos sociales beneficiosos en los territorios en los que se asientan, como el compromiso social, el establecimiento de relaciones laborales de calidad, la generación de riqueza y oportunidades de desarrollo, el estímulo emprendedor y el impacto amortiguador en tiempos de crisis.

Las empresas familiares (2,8 millones en España) representan el 85% del total de las sociedades que operan en el país, y suponen el 70% del PIB nacional y el empleo privado, con 10,13 millones de trabajadores en sus registros, según los últimos datos del Instituto de Empresa Familiar.

Pero el estudio que se dará a conocer en el congreso nacional de la organización también anticipa los retos y desafíos a los que se enfrentan estas compañías. Y uno de ellos es dar a conocer a la opinión pública "el papel de los empresarios y de las empresas familiares como exponente de excelencia empresarial y como motor de generación de riqueza y prosperidad", porque en opinión de los propios protagonistas, "todavía es insuficientemente conocido" a pesar de su importancia y peso específico en la economía española.

El 60% de las empresas de la UE son familiares. En términos absolutos, 17 millones con 100 millones de empleados. De ellas, el 25% se sitúan entre las 100 primeras de la Unión Europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine