Lne.es »

Dos asturianos distinguidos por el MIT entre los jóvenes españoles más innovadores

El Instituto de Massachusetts destaca los hallazgos de Leticia Fernández para eliminar contaminantes del agua y Miguel Luengo para el diagnóstico de la malaria a través de un videojuego colaborativo

09.11.2015 | 13:39
Leticia Fernández Velasco. u. o.

La investigadora Leticia Fernández Velasco, Premio Extraordinario de Doctorado de la Universidad de Oviedo, acaba de ser incluida por la MIT Technology Review, la revista que edita el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en el grupo de los diez jóvenes científicos españoles de más proyección en 2015. Leticia Fernández, de 34 años, ha descubierto cómo la utilización de filtros de carbón activo puede eliminar contaminantes del agua solo con el uso de la luz solar. La joven, que ya avanzó sus hallazgos en su tesis doctoral, leída en la Universidad de Oviedo y coordinadora por el Instituto Nacional del Carbón (INCAR), trabaja actualmente en la Real Academia Militar de Bruselas.

El origen de sus estudios parte de la necesidad de depurar nuevos contaminantes vertidos al agua por productos cosméticos o farmacológicos. Con este propósito, la asturiana Leticia Fernández ideó una técnica de bajo coste que degrada estos compuestos en tiempo real usando filtros de carbón activo y luz solar. Su descubrimiento le ha permitido ahora ser distinguida por la revista del MIT, en su edición en castellano, entre los diez innovadores menores de 35 años de España 2015. Son dos mujeres y ocho hombres que han sido elegidos entre las más de cien candidaturas presentadas por un panel internacional de expertos en distintas áreas. Entre los seleccionados, figura también asturiano Miguel Luengo, autor de un videojuego colaborativo que acelera el diagnóstico de la malaria.

El funcionamiento es relativamente sencillo: con la cámara de un teléfono móvil se hace una fotografía a una gota de sangre vista al microscopio que se envía a la red de jugadores, y estos compiten por detectar la presencia de parásitos en la foto. "Cuanta más gente esté jugando, más rápido será el diagnóstico", explica Luengo, "pero el tiempo siempre es menor de lo que tarda un especialista". Veinte personas jugando a "MalariaSpot" -como ha dado en bautizar su iniciativa este asturiano de 34 años- pueden diagnosticar la presencia de parásitos en sangre con la misma eficacia que un técnico", explica el científico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine