Lne.es »

Asturias lideró el incremento de las bodas en España en la primera mitad del año

Los expertos encuentran la explicación del repunte, del 10 por ciento, en que se materializaron de forma simultánea enlaces que retrasó la crisis

03.12.2015 | 04:18
Asturias lideró el incremento de las bodas en España en la primera mitad del año

Sucedió después de la Guerra Civil que, tras años de sufrimiento y separaciones, las generaciones que habrían tenido que casarse antes pospusieron las decisiones para hacer explotar de pronto las cifras de matrimonios en los años de posguerra. No es esto de ahora ni mucho menos aquello, pero hay quien piensa que de algún modo los motivos del fenómeno se parecen. Asturias registró en el primer semestre de este año un notable incremento en el número de bodas hasta sumar 1.522 de enero a junio, a un ritmo medio de más de ocho al día para el segundo mayor ascenso consignado en España y, al decir de Berta López, profesora de la Universidad de Oviedo, especialista en geografía demográfica, tal vez vengan de aquella crisis todos estos crecimientos.

Es la estadística de matrimonios particularmente difícil de interpretar, sujetas como están sus oscilaciones a muchos factores incontrolables, pero dice la conjetura de López que en el súbito estallido tendría su peso un "efecto de calendario", un proceso en el que "algo que en condiciones normales debería haber ocurrido de forma escalonada u homogénea haya quedado retenido o paralizado y que ahora salga en un borbotón. Es como un atasco de tráfico en el que de repente echa a correr la cola. Probablemente haya ocurrido algo de eso, que matrimonios que se habían pospuesto debido a la dificultad económica hayan decidido dar el paso ahora", una vez asegurada una cierta dosis de seguridad invisible hace unos años. El caso es que los datos del movimiento natural de la población divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) asignan a Asturias un ascenso por encima del diez por ciento que en el lapso considerado solamente rebasa Navarra. Los asturianos se casan más comparados consigo mismos hace un año. Han dado el paso del orden de 150 parejas más en seis meses para un incremento muy superior al 1,2 por ciento del conjunto del país, pero el dato sube, eso sí, tomando como referencia el que fue el segundo semestre inicial de año con menos matrimonios de este siglo. El recuento del periodo considerado se recupera, pero aún no alcanza los más de 2.000 enlaces que se contabilizaban seis meses de antes de la crisis y la explicación económica se va asentando de paseo por los recuentos anuales: en los dos últimos decenios, el pico más alto de bodas en Asturias es 2003, rozando las 5.000 en pleno abultamiento de la bonanza, y el fondo 2013, pasando de 3.300 en mitad de los coletazos de la recesión.

Puede tener que ver con la recuperación de algún cierto estado mental de "optimismo", y aquí Marino Pérez, catedrático de Psicología, acepta que las dificultades económicas "pudieron haber reducido los matrimonios, igual que los divorcios, y puede que ahora, con una cierta mejoría o un alivio de aquellas condiciones, decisiones aplazadas hayan encontrado el momento de materializarse" en cuanto la presión que ejercía la depresión financiera ha aflojado mínimamente la soga. Recuerda Pérez que la estadística también revelaba un achique de las rupturas matrimoniales en lo peor del retroceso de la economía, o que también los mayores repliegues de la natalidad tienen alguna conexión con la demora de las decisiones para momentos de mejores perspectivas.

Algo de ese estallido súbito debe de haber, toda vez que pese a este incremento puntual el incremento todavía no es tendencia, como la salida de la crisis. La tasa de nupcialidad -el número de matrimonios por cada mil habitantes en un territorio- mantiene a Asturias, con 3,37, sin frío ni calor en mitad de la clasificación regional y por debajo de la media nacional del 3,45.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine