Lne.es »
La columna del lector

Impuesto de sucesiones

03.12.2015 | 04:16

Mi hermano murió el 6 de marzo de este año, nueve meses antes había terminado de pagar la hipoteca de su piso, después de pasar la mitad de los años de su juventud pagándolo. Tenía una minusvalía de nacimiento, con el dinero que tenía su pensión fue pagando año tras año religiosamente hasta el final. Dicho piso quedó en herencia para mi otro hermano y para mí, o eso pensábamos nosotros. Comenzamos a hacer todos los trámites sabiendo que hay unos plazos, en ocasiones demasiados cortos, el primer y gran golpe, el impuesto de sucesiones. Hemos tenido que pagar 7.000 euros cada uno, que por supuesto no teníamos ni mi hermano ni yo, él con una paga de pensionista de 800 euros, yo trabajadora a jornada completa y ni siquiera llego a esa cantidad. Siguiente golpe, plusvalía del Ayuntamiento de Gijón, 1.500 euros cada uno, y eso antes de 30 días. Hemos tenido que empeñarnos para poder heredar algo que por ley nos pertenece y que está de sobra pagado.

Continuamente escuchamos que todos somos iguales ante la ley, pero no es cierto, y menos en temas fiscales. Son unos impuestos completamente injustos, un atropello a los pobres que somos los que no podemos afrontar tan desorbitadas cantidades de dinero, y más triste aún es que tengas que regalárselo a Hacienda por no poder pagar. Asturias tiene los impuestos más altos de España, los impuestos deberían pagarse conforme a la renta o patrimonio de las personas que heredan, incluso estar libre por debajo de cierta cantidad.

No es de entender que haya que pagar por algo que ya pagó mi hermano en vida. Hacienda es la única que ha heredado ya, y dos veces. En 2014, 1.501 personas tuvieron que renunciar a su herencia por no poder hacer frente a tales impuestos. Este impuesto sólo beneficia al Estado y a la gente con dinero. Por otro lado, Hacienda tasa muchos pisos por encima de su valor de mercado y lo que supone un incremento en el impuesto que no se recupera en la venta del piso. Hace unos días leí un artículo de un socialista emergente que defendía la utilidad del impuesto porque contribuye a la equidad, que era importante mantenerlo porque "grava la riqueza no ganada". Cicatero comentario. Parece mentira, en la gran mayoría fuimos los que heredamos quienes los cuidamos, atendimos y muchas veces dejamos de trabajar y de tener ingresos para poder atenderlos hasta el final. Obligan estas leyes a marchar de tu provincia a otras en las que el gravamen sea más equitativo y razonable, nosotros por desgracia no podemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine