Lne.es »

Un gran grupo de amigos de colegio y fútbol que el premio volvió a reunir en Asturias

12.12.2015 | 01:17

Alejandro Montes confiesa que el proyecto en el que está enfrascado le impide venir a Asturias todo lo que quisiera. En su tierra natal su madre, Marta, se ha convertido en la mejor embajadora de Mamá Framboise. Ella y su hermana Rocío le acompañaron ayer en el acto de entrega del "Asturiano del mes". Faltaba su padre, fallecido hace unos pocos años, casi coincidiendo con el inicio de la aventura empresarial de Alejandro Montes. La ausencia no puede borrar, sin embargo, el ejemplo de vida paterno. Una buena guía para andar por el mundo.

Y sus amigos. Hasta ocho de ellos le arroparon en el emotivo acto de entrega de la estela de Legapzi, la página en la que se da cuenta del premio y la caricatura del homenajeado firmada por Pablo García, dibujante de LA NUEVA ESPAÑA.

Amigos del colegio langreano, del equipo de fútbol de los Dominicos. De niñez y adolescencia. Alejandro Montes es el único de aquella pandilla inseparable que dejó Asturias en busca de nuevos destinos profesionales. Alguno de sus amigos recordaba la extrañeza que causaba en el grupo cuando Alejandro Montes contaba sus inquietudes profesionales relacionadas con la cocina.

Marta Suárez, su madre, cuenta una anécdota que quizá marcó el destino de Alejandro: "Nosotros salíamos muy temprano de casa a trabajar y como el niño entraba al colegio un poco más tarde y no queríamos dejarlo en el piso, decidimos dejarlo todas las mañanas en la confitería de unos buenos amigos de Langreo hasta que pasara el autobús escolar, que lo recogía allí mismo, frente al establecimiento". Y en la confitería Venecia, entre intensos olores reposteros matinales, Alejandro Montes desayunaba todos los días. Ayer recordaba "aquel lujo" con una sonrisa.

No es fácil mantener un negocio como el mío, asegura Montes, "en un país donde la gente no está acostumbrada a que un pastel cueste más de un euro. En general la crisis ha hecho bajar la calidad de los productos. El donut industrial, por poner un ejemplo, sabe igual que el de muchas confiterías". Justo el estatus que Alejandro Montes quiere cambiar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine