Lne.es »

Absuelta la funcionaria regional acusada de favorecer a su marido

El magistrado cree que la exjefa de Medio Natural "no hizo acto alguno que favoreciera la contratación de Árboris"

08.01.2016 | 02:37

El magistrado José María Serrano, titular del Juzgado de lo penal número 1 de Oviedo, ha absuelto a la exjefe del servicio de Medio Natural, Esther Vigón Arvizu, de los delitos de negociaciones prohibidas y falsificación, al entender que "no hizo acto alguno que favoreciera la contratación de la empresa Árboris", de la que era gerente su marido, Walter K. Según el juez, los contratos fueron llevados a cabo tras la formalización de los expedientes oportunos, a cargo del jefe de planificación, Antonio Alba, que fue quien propuso la contratación de Árboris, con el visto bueno de Vigón, que era su jefa directa, y que ésta únicamente se limitó a elevar la propuesta al director general de Biodiversidad, José Félix García Gaona, "sin realizar acto alguno encaminado a obtener la contratación definitiva".

El juez resalta que ninguno de los testigos -el letrado de los Servicios Jurídicos del Principado y el interventor en varios expedientes- indicó en su declaración que Vigón "realizara acto alguno dirigido a obtener la adjudicación". Tampoco el jefe de la inspección, instructor del expediente abierto a la funcionaria, defendida en este juicio por la letrada Ana G. Boto.

Para Serrano, Vigón "no forzó, no presionó, ni influyó de forma intensa vigorosa, para que se adjudicaran los contratos". Por tanto, no se la puede considerar autora de un delito continuado de negociaciones prohibidas, ya que esta figura "no castiga penalmente al funcionario que no cumple con el deber de abstención".

Respecto al delito de falsificación que sostenía la acusación popular a cargo de la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (AVALL), el magistrado considera que no se produjo tal. La base de esta acusación eran unas declaraciones de voluntad firmadas tanto por Walter K. como el tercer acusado Alfonso F. C. -un apoderado de Árboris-, y adjuntas varios de los expedientes, en los que señalaban que no estaban incursos en alguno de los supuestos de prohibición de contratar. El juez estima que, independientemente de la supuesta mendacidad de estos documentos, la relación matrimonial entre Walter K. y Esther Vigón era perfectamente conocida tanto por el jefe de planificación, como por el director general, por lo que no constituyen un delito de "falsedad, al no haber puesto en peligro el tráfico jurídico". Y es que "los contratos se llevaron a cabo".

El fiscal pedía para Vigón dos años y cinco meses de prisión, inhabilitación por cuatro años y multas por 9.600 euros. Para Walter K., un año y diez meses de prisión, un año de inhabilitación y 6.600 euros. Finalmente, para Alfonso F. C., 9 meses de cárcel, 8 meses de inhabilitación y 4.800 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine