Lne.es »

El 90% de los adolescentes sufre, ejerce o conoce algún caso de ciberacoso

Los autores de un informe sobre el "cyberbullying" en Asturias resaltan que la mayoría lo vive como una broma

09.01.2016 | 14:28
La doctora en Psicología e investigadora Alejandra Dobarro.

Entre un 20 y un 50 por ciento de los adolescentes ha sido víctima en alguna ocasión de agresiones ocasionales a través de medios electrónicos. Hablamos de insultos, mofas, la utilización sin permiso de fotos... Entre un 2 y un 7 por ciento, sufre o ha sufrido acoso severo, el llamado "cyberbullying", que puede llegar a dañar la salud mental de la víctima, como trastornos depresivos, e incluso empujar al suicidio.

Es verdad que en Asturias, este porcentaje de casos severos quizá sea inferior. Pero lo que sí es una realidad es que entre un 80 y un 90 por ciento de los adolescentes de la región se ha visto involucrado alguna vez en algún episodio de acoso a través de las redes, bien por sufrirlo, por ejercerlo o simplemente por saber de él.

¿Por qué no hay entonces más denuncias? ¿Por qué los casos más graves solo se conocen cuando ya es tarde? La respuesta, terrible y banal a la vez, la da la doctora en Psicología Alejandra Dobarro: "Lo consideran como un juego, lo naturalizan. Cuando el profesor les explica que no está bien subir una foto de un compañero sin su consentimiento, responden que se trata de una broma, no perciben que sea una situación de acoso".

Alejandra Dobarro forma parte de un equipo de investigación del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo (el resto son David Álvarez-García, José Carlos Núñez y Celestino Rodríguez) que ha elaborado un estudio sobre el ciberacoso con 3.180 estudiantes de entre 11 y 19 años, alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en 16 centros escolares asturianos.

El objetivo del estudio (titulado "Factores de riesgo asociados con el ciberacoso en la adolescencia", y publicado en la revista International Journal of Clinical Health Psychology) era analizar la capacidad predictiva de distintos factores a la hora de sufrir cibervictimización. "Queríamos establecer correlaciones. Por poner un ejemplo, no existe correlación entre el mero control parental y el riesgo de sufrir acoso. Los padres pueden establecer cierto control en los dispositivos de sus hijos en casa, pero cuando están en otros sitios y contextos, tienen un acceso fácil", indica. Por tanto, el control parental se revela como ineficaz, y más en una sociedad en la que las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta de trabajo y estudio.

Más correlaciones. Poseer móvil propio, jugar online con otras personas y la frecuencia en el uso de internet durante más de tres horas diarias son factores de riesgo de ciberacoso severo. Cualquiera puede ser víctima de ciberacoso, pero sobre todo aquellos que ya lo sufren en el aula o el patio del colegio. El estudio aprecia que hay más posibilidades de sufrir acoso cuando hay un bajo rendimiento escolar. "Eso no quita que los buenos estudiantes no puedan ser objeto de acoso, y en ocasiones son peor percibidos por la media de los estudiantes", remarca Dobarro.

Un insulto, un mote, un rumor maledicente pueden parecer inocentes, pero según la doctora Dobarro, a veces constituyen el inicio de algo más serio y grave.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine