Lne.es »

Las mejores finanzas locales eluden "proyectos faraónicos"

No endeudarse e invertir en trabajos de urgencia, las claves de los consistorios más saneados, Villayón y Belmonte

22.01.2016 | 02:45

Una buena administración de las finanzas locales pasa por no endeudarse en exceso, invertir "hasta dónde se pueda" sin "proyectos faraónicos" y cumpliendo en el inicio de cada ejercicio con el trámite de aprobación de las cuentas, alejándose de cualquier prórroga presupuestaria. Esta es, en suma, la receta que aportan los regidores de Villayón y Belmonte de Miranda, los concejos que presentan un situación económica más óptima en la región.

En Villayón, su alcalde Ramón Rodríguez considera que no existe mayor secreto que "no gastar lo que no se tiene". El Consistorio trabaja siempre con la premisa de no comprometerse en actuaciones mayores de las que le permiten su capacidad financiera, siempre que no se trate de un tema urgente. "Se trata de gestionar las cuentas como si fuera una empresa, intentando que no se produzcan pérdidas", señala Rodríguez, perteneciente al Partido Popular. Su Ayuntamiento no tiene deuda alguna, y siempre ha dado superávit. El beneficio es que "al poder pagar los suministros en un plazo de tiempo reducido, conseguimos importantes descuentos". El ejercicio 2015 lo cerraron con un presupuesto de 1.446.112 euros. De esta cantidad, 367.500 euros se destinaron a inversiones reales, y 684.000 a gastos de personal.

Belmonte de Miranda añade que la clave está en "no gastar más de lo que se ingresa" para alcanzar el equilibrio en las arcas municipales, indica la Alcaldesa, Rosa María Rodríguez (PSOE). Para mantenerse a la cabeza de los puestos de más ahorradores una de las máximas que tienen es no invertir en grandes proyectos "faraónicos". "Debemos mantener lo que hay y hacer inversiones nuevas pero siempre con el dinero que tienes disponible en el presupuesto", explica la regidora. Los datos de la liquidación de 2014 arrastran remanentes de años anteriores. Si bien, la Alcaldesa critica que, en base a la Ley de Sostenibilidad, no pudieron incorporar esos remanentes de ahorro a sus presupuestos, "ahora ya podemos hacerlo pero siempre que sean financieramente sostenibles". Lo ahorrado se destina a los servicios básicos, sobre todo los relacionados con Servicios Sociales, así como generar ahorro para otro tipo de iniciativas como becas de estudio, mejoras en infraestructuras y nuevas obras. Además, todos los años dejan un dinero como fondo para situaciones de emergencia.

Del otro lado, en Quirós, uno de los más concejos con más desequilibrio entre ingresos y gastos, atribuyen su situación al déficit de la Mancomunidad de los Valles del Oso, achaca el Alcalde, Ovidio García (PSOE). El regidor explica que en 2014 tuvieron que hacer frente al pago de 102.000 euros para evitar la quiebra del ente supramunicipal, que luego decidieron disolver. "Eso desequilibró el año", explica García. Y es que el Consistorio tuvo que tirar del remanente para pagar la deuda. El Ayuntamiento evita, no obstante, grandes gastos y cuando es necesaria una inversión fuerte solicitan ayudas. "La situación no es para tirar voladores porque tenemos que hacer mil esfuerzos para ajustar ingresos y gastos", reconocen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine