Lne.es »

Piden 12 años para una pareja por prostituir a sudamericanas en clubes de Oviedo y Llanera

Al juicio comparecerá sólo la rumana Nicoleta G. B., puesto que su marido, Daniel Antonio S. D. S., sufre una enfermedad que le impide declarar

26.01.2016 | 02:24

El fiscal pide penas que suman 12 años de prisión para el matrimonio formado por Daniel Antonio S. D. S. y Nicoleta G. B., ésta rumana, por prostituir a mujeres de Venezuela y Brasil, a las que introdujeron de forma ilegal para trabajar en clubes de alterne de Oviedo y Fonciello (Llanera). El matrimonio ya fue juzgado hace dos años por blanquear 1,5 millones de euros, aunque resultaron absueltos. A la vista, que tendrá lugar hoy en la sección tercera de la Audiencia, sólo acudirá la mujer, defendida por Francisco Pérez Platas, ya que Daniel Antonio S. D. S. sufre una enfermedad que le impide comparecer.

Según el fiscal, la pareja administraba, en 2005 y 2006, dos establecimientos dedicados a la prostitución, uno en la calle Teniente Alfonso Martínez de Oviedo y otro en Fonciello. Los procesados, de acuerdo con otra persona no localizada, actuaban en los países de origen bien directamente o a través de personas residentes. A las mujeres les ofrecían altas remuneraciones.

Daniel Antonio S. D. S., siempre según la Fiscalía, pagaba los pasajes y facilitaba el dinero que las extranjeras necesitaban para aparentar solvencia económica en la frontera. Las mujeres, una vez en Europa, venían a España, donde eran recogidas por los procesados o por empleados a sus órdenes y eran trasladadas a los clubes. La vía generalmente utilizada para el transporte era el vuelo en avión São Paulo-Milán-Bilbao.

Con el fin de aparentar legalidad en su situación, el acusado inscribía a las mujeres que llegaban al club de Fonciello en un registro, como clientes del hotel. Los servicios sexuales prestados a los clientes eran controlados desde la recepción del hotel, donde previamente se entregaba la llave de la habitación y el preservativo y en la que se recogía el dinero obtenido.

Deuda que aumentaba

A su llegada, el matrimonio acusado informaba a las mujeres de que habían contraído una deuda de entre 2.000 y 3.500 euros. La deuda se incrementaba todos los días en 30 euros por la manutención y el alojamiento. En caso de llegar tarde al trabajo o no comparecer, eran sancionadas con multas de 50 euros. Mientras no abonasen la deuda, no podían abandonar los locales.

Aparte de la pena de prisión, el fiscal pide una multa de seis meses con cuota de seis euros al día (1.080 euros), así como indemnizaciones por importe de 4.000 euros a cinco de las víctimas, todas ellas testigos protegidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine