La columna del lector

Estupefacción

05.02.2016 | 03:57

Cuando no se tienen trastornos en el olfato, la reacción instintiva al penetrar en una atmósfera pestilente suele consistir en taparse la nariz, contener la respiración y distanciarse buscando un entorno más agradable; cuando a uno le funciona el sistema gustativo con normalidad, algo habitual ante la ingesta inocente de, pongamos, un buen trago de café con sal, es la tendencia al vómito; cuando no se padecen problemas de ceguera, hay imágenes que, debido a la crudeza física y/o moral desprendida, desvelan conciencias, golpean sensibilidades o hacen que se doblen las piernas; cuando no existen alteraciones en el tacto, la respuesta normal en el caso de que una mano graciosilla nos introduzca un trozo de hielo de manera sorpresiva en la espalda es procurar sacarlo con rapidez y proferir cariñosos calificativos, y cuando el oído no sufre una merma de consideración, escuchar ciertas declaraciones en boca de personas con responsabilidades públicas e institucionales puede causar gran estupefacción. Un trueno que, parece ser, recorrió recientemente la geografía nacional a una velocidad superior a la del sonido fue el originado por un rayo que trazo e iluminó en el cielo un curioso mensaje: hacienda somos todos no es más que un anuncio publicitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine