Lne.es »

Una nueva forma de aprender y enseñar ya es posible en Asturias

Kumon, la mayor red de centros de enseñanza del mundo, busca candidatos para abrir este año sus primeros centros en el Principado

03.03.2016 | 03:52
Una nueva forma de aprender y enseñar ya es posible en Asturias

Kumon es un método de aprendizaje individualizado que utiliza el cálculo y la lectura como herramientas para desarrollar al máximo las capacidades académicas de los alumnos. Cuenta con más de 25.000 centros de estudio y cuatro millones de alumnos matriculados en los cinco continentes. Sólo en España, donde se estableció hace ya 25 años, más de 21.000 alumnos trabajan con este método, que persigue mejorar las capacidades intelectuales, fomentar el comportamiento autodidacta y preparar a los alumnos para un itinerario de aprendizaje exitoso.

En la actualidad, cuenta con 240 centros repartidos por trece comunidades autónomas y, durante este año, abrirá sus primeros centros en Asturias. Miguel Ángel González, director regional de Kumon España y coordinador del lanzamiento de Kumon en la comunidad, explica que "Asturias reúne las condiciones necesarias para garantizar el futuro de nuevos centros, como, por ejemplo, el volumen de población en edad escolar y la relevancia que las familias dan a todas aquellas ofertas educativas de calidad que repercuten en la formación integral de sus hijos".
Kumon plantea la apertura de un centro en Avilés, dos en Gijón y otro en Oviedo. Para estos nuevos centros, Kumon busca un perfil de candidato muy determinado. "Queremos trabajar con personas que tengan una clara vocación educativa, con mentalidad emprendedora y formación universitaria, con dedicación exclusiva a la actividad y con ganas de desarrollar un proyecto propio guiado por la experiencia acumulada de una franquicia consolidada. "Para nosotros", continúa González, "el candidato es clave." El franquiciado de Kumon es, a la vez, el gestor del negocio y la pieza clave de la parcela pedagógica. Por ello, propone un modelo de franquicia que no requiere realizar una inversión inicial importante. Ofrece ayudas a fondo perdido muy significativas, para el alquiler del local y para el establecimiento de la imagen externa del centro. Además, el canon de adhesión a la franquicia es meramente testimonial. Su filosofía es: "Si eres un educador profesional y comprometido, y a la vez cuentas con los recursos necesarios para gestionar un negocio por cuenta propia, Kumon te ayuda a poner en marcha un proyecto con las máximas garantías de éxito".

Individualización en el aprendizaje. Según González, "Kumon, sus centros y sus profesores se apartan del modelo tradicional de enseñanza centrado en el profesor, así como del carácter correctivo o reparador de la acción educativa, y apuestan por un modelo centrado en el alumno y en el carácter preparatorio y motivador". Para ello, el profesorado de Kumon se centra en la individualización del proceso de aprendizaje de cada alumno; convierte en actor principal del proceso al alumno. El docente planifica, ejecuta y evalúa su acción siempre buscando el desarrollo del potencial de aprendizaje del alumno y el desarrollo del comportamiento autodidacta. Pasa de ser un mero transmisor de conocimientos o un reparador de casos de fracaso escolar a un agente que influye e impacta en el desarrollo de capacidades y actitudes positivas para el aprendizaje y la vida en general. El "profesor Kumon" provoca situaciones y momentos de aprendizaje en los que el alumno resuelve ejercicios de manera autónoma. A su vez, presenta al alumno una realidad formativa diferente, en la que él se convierte paulatinamente en el gestor de su conocimiento.

Takeshi Kumon, hijo de Toru Kumon (creador de este método, de origen japonés), explicó en una ocasión que "el método Kumon no es un método de aprendizaje para adquirir conocimientos; es un método para aprender a adquirir conocimientos". Desde su perspectiva de "alumno Kumon", el primero de todos, añadió: "Creo que lo más importante para mí era la independencia intelectual, que se potenciaba avanzando más allá del nivel escolar". Las experiencias satisfactorias de autodidactismo aumentan la confianza del alumno en su capacidad de aprender por sí solo otras materias y alimentan su deseo de asumir otros retos. Para ayudar al alumno a desarrollar el aprendizaje autodidacta, el profesorado de Kumon tiene una preparación exigente. "En Kumon apostamos por la formación continua y creemos firmemente que es la clave de la mejora y del éxito. Por eso, ofrecemos cursos de perfeccionamiento y una serie de seminarios dirigidos tanto a la orientación de los alumnos como a conocer en profundidad los contenidos específicos de los programas de matemáticas y lectura. Además, las visitas que realiza el personal de la oficina regional al centro sirven para ofrecer asesoramiento pedagógico y metodológico por medio de la observación del trabajo con los alumnos", continúa González.

El peso de la familia. La familia representa uno de los pilares sobre los que se sustenta el trabajo del profesor de Kumon. El alumno dedica en torno a media hora por programa, dos días a la semana en el centro y el resto de días en el domicilio. El hecho de que la familia esté involucrada es esencial para obtener el máximo beneficio de los programas de Kumon. El profesorado mantiene comunicación constante con los padres, valora con ellos el trabajo de sus hijos en casa y en el centro, así como su actitud ante el trabajo diario y cualquier dificultad que pueda surgir . "Para que los programas de Kumon tengan éxito, el triángulo formado por la familia, el profesor y el alumno debe funcionar a la perfección", explica González. "De hecho, la orientación del alumno debe iniciarse una vez acordados los objetivos con el alumno y su familia".

Material de trabajo. Toru Kumon creó y desarrolló en 1954 el método de aprendizaje al que dio su nombre. Desde entonces, el material con el que trabaja el profesor en el aula ha estado en constante revisión. Este material está creado bajo la premisa de servir de instrumento de aprendizaje autónomo. González señala que "el material está perfectamente estructurado para que el avance sea paulatino, significativo, y esté apoyado siempre en conocimientos previos. El material está repleto de pistas, ejemplos, etcétera, que el alumno utiliza para construir su propio conocimiento de una manera individualizada. El uso de este material lo tutoriza el profesorado siempre en pro de desarrollar el potencial, la autonomía y el gusto por el aprendizaje".

El programa de matemáticas de Kumon se compone de 21 niveles que abordan el temario de cálculo desde la Educación Infantil hasta el Bachillerato y los primeros años de la Universidad. El programa de lectura consta de 18 niveles que se inician con el aprendizaje del lector a través de la codificación de palabras hasta el análisis crítico de diferentes tipos de texto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine