Lne.es »

El derrumbe de Sogepsa

La asfixia económica por el fiasco de los grandes polígonos de la época de Areces y el cambio de modelo que exige la UE dejan a la sociedad en situación terminal

08.06.2016 | 13:03
Una imagen aérea del polígono de Bobes.
Una imagen aérea del polígono de Bobes.

La deuda de 149 millones generada por el fracaso de los grandes polígonos industriales de la etapa de Areces al frente del Principado, una controvertida gestión que incluye pagos de expropiaciones muy por encima del valor oficial de los terrenos y las dificultades para adaptarse a la normativa europea han colocado a la Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo (Sogepsa) al borde de la desaparición. Estas son las claves que explican el desmoronamiento de la entidad, en preconcurso de acreedores.

El "pecado original". El primer gobierno de Pedro de Silva creó Sogepsa en 1984, con el objetivo de generar suelo urbano a precio razonable para favorecer la construcción de promociones de viviendas protegidas combinadas con otras libres. La decisión de fundar una sociedad mixta con la participación de empresas del sector fue adoptada por el PSOE inspirándose en experiencias centroeuropeas y nórdicas, con la oposición de un PP que prefería una entidad totalmente pública. La suscripción de acciones de Sogepsa se llevó a cabo en el ámbito regional y fue promovida entre sus socios por la Confederación Asturiana de la Construcción. Ese proceso cumplió la legislación aplicable en el momento, pero con el tiempo se ha revelado como un "pecado original" de difícil absolución. A partir de denuncias de constructores que no forman parte del accionariado, la Comisión Europea ha abierto un proceso para obligar a la sociedad a adaptarse a la normativa comunitaria de libre concurrencia que rige para España desde su adhesión a la UE, posterior a la creación de Sogepsa. Lo que pide Bruselas es que, como la selección inicial de socios no fue abierta, cada encomienda que reciba la entidad incluya un concurso público.

El "pinchazo" industrial. En sus 32 años de historia, Sogepsa ha desarrollado 29 promociones residenciales, en las que ha levantado 22.500 viviendas de las que unas 15.000 son protegidas. Al tiempo, la sociedad ha ejercido como promotora de suelo industrial, ejecutando los planes del Instituto de Desarrollo Económico del Principado (IDEPA). La etapa expansiva hizo que entre 2004 y 2007 se registrase en el Principado, por falta de parcelas, un notable incremento del precio del metro cuadrado industrial. Fue entonces cuando se agilizaron los trámites para desarrollar las dos grandes "bolsas" de Bobes (Siero) y Lloreda (Gijón), de un millón de metros cada una de ellas. Las previsiones eran halagüeñas. Solo en Bobes había solicitudes para cuatro polígonos. Pero la crisis estalló. Y lo hizo sin que se redimensionasen los planes industriales de la región. La primera piedra de Bobes es de 2010.

La "parcela 51". También durante la época de Álvarez Areces, Sogepsa desarrolló varias operaciones en el centro de la región en las que pagó por terrenos el triple de lo tasado. Así sucedió en la "parcela 51" de Prado de La Vega, en el área residencial de Roces (Gijón) y en el polígono industrial de Santianes (Sariego).

En quiebra. La crisis pinchó la burbuja industrial. Lloreda está al 25% de su capacidad y Bobes tiene paradas las obras de urbanización. El fiasco de ambos polígonos ha originado el 90% de la deuda de 149 millones que tiene hoy la sociedad. Sogepsa invirtió en ellos más de 150 millones y ha recuperado únicamente 26. La delicada situación económica de la entidad amenaza directamente a las arcas autonómicas. El Principado tiene avaladas estas fallidas operaciones con 98 millones, de los que 32 millones corresponden a Lloreda y 66 a Bobes. El plan de viabilidad aprobado en 2013 no se está cumpliendo. En 2015 preveía unos ingresos de quince millones por ventas y no se llegó ni a la mitad. En estas circunstancias parece una utopía alcanzar los más de 73 millones que se calcularon para 2018. Con solares tasados en más de 200 millones a los que no logra dar salida y sin liquidez, Sogepsa decidió acogerse a preconcurso de acreedores a finales de febrero, al no poder hacer frente a una sentencia que le obliga a abonar nueve millones a la UTE de Bobes, que había detenido las obras por falta de cobro.

Un futuro incierto. El preconcurso da tres meses para que la sociedad llegue a un acuerdo con sus acreedores, algo complejo a la vista de que las empresas de Bobes reclaman 800.000 euros más por el polígono de Lloreda. Mientras lidia con una situación económica terminal, la sociedad también deberá de adaptarse a la normativa de la UE si quiere evitar sanciones. Hay socios privados que apuestan por ceder gratis las acciones para que la entidad se convierta en pública. Ante el futuro hay una sola certeza: la Sogepsa que salga de la crisis, si es que sale, nada tendrá que ver con la que ha operado en Asturias desde el ya lejano 1984.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Asturias

Asturias, séptima región en Ciencias y décima en Matemáticas y lectura, según el informe PISA

Los cerca de 1.800 alumnos evaluados en 54 centros obtienen peores resultados con respecto al...

Cinco noticias que deberías conocer

Consulta nuestro resumen con las principales informaciones de la actualidad

Jornada de puertas abiertas en la Junta General

Jornada de puertas abiertas en la Junta General

En el Salón Europa se muestra el manuscrito original de la Carta de Jovellanos al Marqués de...

La Autovía Vaqueira evita la ampliación de la autopista ´Y´, afirman sus promotores

La Autovía Vaqueira evita la ampliación de la autopista ´Y´, afirman sus promotores

La prolongación hasta Canero (Valdés) para enlazar con la Transcantábrica permitiría a la A-63 ser...

La crisis demográfica pone en riesgo el octavo diputado de Asturias en el Congreso

El Principado perderá un representante en el Congreso en 2020 si se cumplen las proyecciones de...

Enlaces recomendados: Premios Cine