Lne.es »

Juzgan a un demente por intentar matar a un taxista en Oviedo

El acusado, que en 1989 abatió a la pareja de la madre del hijo adoptivo de Sara Montiel, afronta 5 años y 9 meses

15.03.2016 | 10:00

De buenas a primeras, intentó apuñalar en el cuello al taxista que le había subido desde la estación de autobuses de Oviedo hasta el cementerio de El Salvador, en la tarde del 5 de diciembre de 2014. El taxista, que estaba en ese momento parando el taxímetro, pudo ver el ataque por el retrovisor y moverse los centímetros justos para esquivar ese primer intento. Luego vendrían más, mientras su pasajero gritaba, fuera de sí: "Muere, hijo de puta".

Al final, el taxista logró salir de esta situación propia de una película de terror abandonando a toda prisa el taxi. El atacante se bajó también, volvió a subir por el lado del conductor, aunque no pudo arrancar el coche, por lo que huyó a la carrera. Cuando bajaba del cementerio, un policía local le dio el alto y a pesar de que esgrimió su arma reglamentaria y disparó hasta tres veces al aire, no fue capaz de que el hombre soltase la navaja y dejase de amenazarle. Fue entonces cuando llegó un coche policial y lo golpeó con la defensa, lo que permitió a los agentes desarmarlo y reducirlo. Llevaba una navaja multiusos con 9,5 centímetros de hoja.

El hombre, Manuel Antonio Tuero González, se sienta hoy en el banquillo de la sección tercera de la Audiencia. Se enfrenta a una petición del fiscal de cinco años y nueve meses de prisión, cinco años por el homicidio frustrado, seis meses por intentar robar el coche y tres meses por atentado a la autoridad. El fiscal también pide indemnizaciones para el taxista, que sufrió lesiones en mano y hombro.

No era la primera vez que Tuero cometía un delito de sangre. En 1989, con 28 años, y ejerciendo como procurador en tribunales, fue condenado a ocho años de cárcel por matar a un limpiabotas en Gijón, José Mato Cordezo, de 44 años, que era la pareja de la madre biológica de Zeus Tous, hijo adoptivo de Sara Montiel. Tuero es hijo de un reputado penalista asturiano, letrado de Marcial Dorado y de los policías implicados en la desaparición de El Nani. El crimen se produjo cuando la pareja reclamaba al procurador dinero pagado por la revista "Pronto" por una entrevista.

Según la Fiscalía, Tuero tuvo un ingreso en 2006 en la Unidad de Agudos de Psiquiatría por padecer trastorno de la personalidad y trastorno psicótico secundario a consumo de alcohol. Estuvo a tratamiento en Salud Mental durante años por alcoholismo crónico. Desde 2014 padece además epilepsia temporal izquierda. No parece presentar sin embargo deterioro cognitivo. Ha sido diagnosticado por los servicios médicos públicos de trastorno esquizotípico de la personalidad, que con carácter general determina la aparición en él de ideas delirantes. Por ello, se entiende que presentaba una notable disminución de sus capacidades cognitivas y volitivas en el momento de los hechos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine