16 de marzo de 2016
16.03.2016

Los controles del lobo que impulsa el Principado aumentan los daños, según un informe científico

Un estudio publicado por Alberto Fernández-Gil y otros conservacionistas concluye que la gestión del cánido está influida por los titulares de prensa

16.03.2016 | 02:00

Los controles de población del lobo que impulsa el Gobierno del Principado, lejos de reducir los daños provocados por esta especie en el ganado, los aumentan. Es la principal conclusión de un informe realizado por Alberto Fernández-Gil, Javier Naves, Andrés Ordiz, Mario Quevedo, Eloy Revilla y Miguel Delibes y publicado el lunes en la revista científica americana "PlosOne".

El estudio se centra en los conflictos generados por los grandes carnívoros, osos y lobos, que habitan en lugares dominados por el ser humano. Los autores han analizado los daños provocados por el oso y el lobo en Asturias desde 2008, la repercusión de los mismos en LA NUEVA ESPAÑA, los controles poblacionales realizados en la región y los pagos por daños de fauna salvaje a propiedades humanas.

De la comparación entre todos los parámetros han concluido, por un lado, que tras la eliminación de ejemplares de lobo al azar, como se realiza en Asturias, aumenta el pago de compensaciones por daños; esto es, los lobos matan más ganado. Y por otro, que la percepción social de los daños es muy distinta en el caso de los osos, pues reciben mucha más aceptación por parte de la sociedad. Así, mientras que las compensaciones por daños provocados por el lobo fueron cinco veces superiores a las producidas por osos, la cobertura mediática de los daños de lobo fue treinta veces superior a la de los plantígrados, según los científicos.

Según las conclusiones del estudio, "la eliminación de lobos arrea "un aumento de los daños compensados". Los resultados del análisis científico publicado en "PlosOne" muestran que la eliminación de lobos "no logró el objetivo de reducir los daños". Y sugieren, además, que las decisiones de la Administración para la gestión de esta especie están mediatizadas, "al menos parcialmente por la cobertura de la prensa". Esto es, que los dirigentes políticos actúan o dejan de actuar contra el lobo en función del número de noticias publicadas, y no de datos y estudios científicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine