La vida con filosofía

La Olimpiada Filosófica, en la que la asturiana Marta de Sevilla ganó un tercer premio, acaba en exaltación de la "vitalidad" de la disciplina

17.04.2016 | 14:05
La vida con filosofía

Un gozoso "Sapere aude", un "atrévete a saber" pronunciado en el latín original de Horacio, cerró ayer la intervención de Alberto Pezonaga, navarro, primer premio de disertación en la tercera Olimpiada Filosófica de España. Como si estuviese preparado, a la tribuna del hemiciclo de la Junta General del Principado había subido antes el riojano Daniel Sabiti, galardonado en la modalidad de vídeo, con una camiseta en la que también se leía "Atrévete" en amarillo sobre negro. La entrega de premios del certamen, que reservó un tercero en la categoría de dilema moral para la asturiana Marta de Sevilla, alumna del IES El Piles de Gijón, había terminado convertida en una osada exaltación del poder de la filosofía como configuradora esencial de "una ciudadanía crítica y nada complaciente". En una fe de vida de la especialidad, en una prueba de la " buena salud" y la "vitalidad" de la filosofía...

Todo esto lo dijo Javier Gil, presidente de la Sociedad Asturiana de Filosofía, en su turno de defensa de la metafísica frente a "las actitudes y las leyes que atacan a las humanidades" y tratan de arrinconar a su disciplina hasta barrerla de la enseñanza secundaria. Complacido a la vista de que el parlamento regional se había llenado de adolescentes de Secundaria y Bachillerato, se felicitó por el nivel de las reflexiones de quienes desde el viernes reivindicaron en Oviedo, de palabra y obra, la vigencia de la "argumentación", o de "la puesta en cuestión de los valores", o de la "vocación social y política" que hacen los cimientos de la ciencia filosófica.

El reparto de los premios entre los sesenta participantes de la Olimpiada dejó en casa el tercero de "Dilema moral" por el modo en el que Marta de Sevilla, la única finalista de los ocho representantes asturianos, construyó su tesis sobre el tema propuesto por la organización, la licitud de la experimentación con animales. En las pruebas escritas celebradas el viernes en el instituto de La Ería, Sofía Palmerín, de Madrid, triunfó en la competición del dilema y Alberto Pezonaga, de Pamplona, se hizo con el primer puesto en el concurso de disertación filosófica, armada en torno a uaa pregunta abierta, "¿Qué es la belleza?". En las otras dos modalidades, Andrés Gutiérrez, extremeño, y Eva Juez e Iván Gutiérrez, de Madrid, supieron ayer que habían ganado el torneo de la fotografía y el vídeo, respectivamente. El primero por la imagen de un cuerpo de mujer en blanco y negro que se resquebraja y deja ver la belleza interior representada por trozos de obras artísticas del Renacimiento; los segundos por un montaje audiovisual de aire futurista y apocalíptico que interpreta a su modo el tema sugerido -"¿perdedores?"- usándolo para reivindicar, dijo su autora, "el pensamiento como aquello que nos hace diferentes".

A ellos y a todos los demás participantes se dirigía el "Sapere aude" del ganador de disertación, su "tomaos la vida con filosofía".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine