Lne.es »

Angustia por el país amado

La comunidad ecuatoriana en Asturias muestra su tristeza y desolación en las horas posteriores al seísmo y vive con dolor el goteo de información

18.04.2016 | 03:40
Por la izquierda, Geovanny Álvarez, Christian Rodríguez, María Pilar Arjona, María Isabel López, Tamara Álvarez, Ysabel Romero, Marco Cruz, Patricio Guerrero, José Sánchez y el niño Ángel Durán.

A las siete de la tarde de ayer Geovanny Álvarez Chávez seguía sin saber nada sobre sus abuelos, residentes en La Unión, en la provincia de Esmeraldas; ni de su padre, que vive en Puerto Bolívar, en la zona de la costa, donde tuvo lugar el epicentro del terremoto que sufrió Ecuador el sábado por la tarde, madrugada del domingo en España. "En una primera llamada creí reconocer la voz de mi abuela, pero ahora ya no estoy seguro de nada. Estamos intentando ponernos en contacto con ellos, pero los teléfonos no funcionan, no hay comunicación", afirma este joven que vive con angustia y dolor, como toda la comunidad ecuatoriana en Asturias, los momentos posteriores al tremendo seísmo vivido en su país.

José Sánchez, presidente de la Asociación de Ecuatorianos Residentes en Oviedo, formada hace 14 años, afirmaba ayer, acompañado de otros miembros de su asociación, que lo más duro es la falta de noticias. No fue el caso, por desgracia, de uno de sus asociados, un ecuatoriano que lleva viviendo varios años en Oviedo y que supo que había perdido a cinco de sus familiares tras quedar sepultados al derrumbarse la casa en la que dormían. Le llamaron a las cuatro de la madrugada, hora española, y le dieron la terrible noticia.

"Hoy hemos guardado un minuto de silencio por nuestros compatriotas y volveremos a hacerlo el próximo martes en nuestra sede de Pumarín. Les mandamos toda nuestra fuerza espiritual y nuestra solidaridad para poder sobrellevar esta tragedia que ha ocurrido en nuestro amado país, Ecuador".

Alexandra Molina, que lleva el locutorio Ecuador en La Tenderina, afirmaba que fueron pocos los que se acercaron hasta su local para ponerse en contacto con amigos y familiares. "Por la mañana fueron tres personas las que vinieron para comunicarse con ellos, pero no pudieron, no tenían línea o no había conexión o bien les saltaba el buzón de voz". En la parte que le toca, su familia está bien, pues viven en otra zona del país.

También hay dolor en las palabras de la presidenta de la Asociación de Ecuatorianos en Gijón, Gina Cárdenas. "No tengo a ningún familiar donde ocurrió el seísmo, pero eso no le resta mucha tristeza y dolor. Es terrible ver lo que le está pasando a tu gente. Siempre pensamos que todas estas desgracias les pasan a otros y ahora nos tocó a nosotros". Gloria Gusqui, por su parte, se enteró cuando estaba celebrando un cumpleaños: "Me llamó una amiga llorando diciendo que a su madre se le había caído la casa encima. Afortunadamente pudo salir y estaba a salvo. Mi familia está en Guayaquil y están bien, pero tienen miedo a las réplicas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine