Lne.es »

Rodrigo Rato intenta pasar desapercibido en el funeral por su cuñada en Gijón

El exvicepresidente del Gobierno, que entró y salió por la sacristía, acude con su mujer y sus dos hijas a la despedida de Ichu Salazar-Simpson Bosch

20.04.2016 | 04:19
Rodrigo Rato intenta pasar desapercibido en el funeral por su cuñada en Gijón

Quiso evitar los focos mediáticos en el funeral por su cuñada, Ichu Salazar-Simpson Bosch, pero a Rodrigo Rato, expolítico y financiero asturiano, le cazaron todos los flashes de las cámaras tras las rejas de la iglesia de San Pedro cuando abandonaba el templo por la puerta lateral que da acceso a la sacristía. En una semana en la que los "papeles de Panamá" también le han salpicado, Rodrigo Rato tuvo que afrontar el duro trance de despedir a la mujer de su hermano Ramón Rato, fallecido ya hace cuatro años.

A la misa de ayer acudió junto a su mujer, Alicia González, y sus hijas Gela y Ana. La primera de ellas (también primogénita) estuvo muy pendiente en todo momento de su padre. "Papá, ya voy", contestó Gela al requerimiento de su padre desde el teléfono móvil para dirigirse a la puerta de la sacristía y acompañarle hasta el coche BMW que le recogió, y casi derrapando, tomó rumbo en dirección a Cimadevilla para evitar exponerse a cualquier pregunta de los periodistas o fotografía en un momento en el que se encuentra investigado por supuestos delitos fiscales, blanqueo de dinero y corrupción.

El que fuera vicepresidente del Gobierno del PP y director gerente del Fondo Monetario Internacional permaneció durante el funeral sentado en la tercera fila del templo gijonés. Dio las gracias a todos los que acudieron a la despedida de su cuñada y espero a los últimos instantes para recibir la comunión.

En todo momento intentó pasar desapercibido y se mostró muy cercano a sus sobrinos y al resto de familiares de Ichu Salazar-Simpson.

La hija mayor de la fallecida, Patricia Rato, acompañada en el altar de sus hermanos Aurora, Leticia y Ramón, leyó al término de la misa unas palabras en recuerdo de su madre. "Fue un ejemplo por su fuerza, valentía y fe", destacó la primogénita, antes de darle las gracias "por enseñarnos a luchar hasta el final por lo que creíamos, y por mostrarnos hasta el último momento a nosotros, sus hijos, el verdadero sentido de amor en una familia".

En su homilía, Javier Gómez Cuesta, párroco de San Pedro, recordó los firmes lazos que unían a Ichu con su marido Ramón, cuyos restos mortales visitaba con asiduidad en el panteón familiar de la iglesia de San Pedro, y donde también reposan ahora sus cenizas. "Siempre me llamó la atención su preocupación por su esposo, porque se celebrasen misas y porque siempre tuviera una flor en su lápida", indicó el sacerdote.

Su hija Aurora, junto a su marido José María Leciñena, portaron las cenizas hasta la iglesia de San Pedro, a la que también acudieron el resto de familiares, como Juan y Alejandra, hijos de Patricia, de su anterior matrimonio con el torero Juan Antonio Ruiz "Espartaco", que llegaron junto a su madre a la iglesia; o Javier Moro, actual pareja de Patricia Rato, que siguió la celebración desde los últimos bancos.

Dos gaiteros interpretaron el himno de España al finalizar la consagración y el himno de Covadonga, instantes antes de llevar las cenizas al panteón familiar en la cripta del templo. Muy de cerca siguió la despedida de Ichu un amigo suyo y de Ramón, el periodista Jaime Peñafiel, que acudió junto a su esposa Carmen Alonso. También estuvo en la iglesia de San Pedro Ana María Alvargonzález, madre del jesuita Kike Figaredo y tía de Rodrigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine