El tratamiento de la artritis en el HUCA, reconocido por su calidad

Solo once hospitales disponen de este reconocimiento de la Sociedad Española de Reumatología

22.04.2016 | 17:46

El servicio de Reumatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha conseguido el sello de excelencia de la Sociedad Española de Reumatología en el manejo de la artritis reumatoide.

Este reconocimiento mide la calidad en el manejo clínico de esta enfermedad y para su obtención se valoran 31 indicadores que evalúan tanto la estructura organizativa del servicio como el proceso clínico en sí, informa la Consejería de Sanidad.

Algunos de estos indicadores son el tiempo que tardaron en ser vistos los pacientes desde que fueron remitidos desde atención primaria, qué tipo de tratamiento se les aplicó, si existía una consulta de enfermería específica o si se vigilaban otros aspectos colaterales, como la tensión arterial, el colesterol o el riesgo cardiovascular.

La concesión del distintivo se produce tras un proceso selectivo en el que se analizan al azar 20 historias clínicas de los pacientes con artritis reumatoide diagnosticados en los dos últimos años y que luego son examinadas en el propio centro por un tribunal independiente de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Con las puntuaciones obtenidas en los indicadores de calidad se elabora un índice que muestra el nivel de calidad del servicio de reumatología.
De los 44 centros que se presentaron al proceso, once hospitales de España lograron el sello de excelencia, entre los cuales se incluyen los miembros del servicio de reumatología del HUCA.

La artritis reumatoide es una enfermedad que produce dolor, inflamación y dificultades al movimiento en muchas de las articulaciones que tiene el organismo, y, muy especialmente, las articulaciones de las manos.

La enfermedad es progresiva y avanza con relativa lentitud, pero, si no se trata, las articulaciones se deforman y se inutilizan, de forma tal que, en un pasado reciente, en menos de 10 años, un 50% de los pacientes laboralmente activos, tenía que jubilarse.

El tratamiento médico, en las primeras fases de la enfermedad, consigue frenar su evolución progresiva, e, incluso, logra su remisión, máxime cuando se emplean los nuevos y eficaces tratamientos que se disponen para ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine