Lne.es »

Decepción en la Feria del Salmón de Salas por los bajos precios de esta campaña

La directora de esta cita para profesionales, María Ángeles Fernández, se quejó de la falta de pujas de los seis restaurantes participantes

25.04.2016 | 17:23
Guillermo Maraño y José Manuel Álvarez llegan a la puja de Cornellana (Salas) con el campanu de Asturias, seguidos por Pedro Álvarez, con el campanu del Narcea.

El campanu más barato de la historia llegó con quejas. La subasta por el primer salmón capturado tras la apertura de la temporada de pesca en el monasterio de San Salvador de Cornellana (Salas) se fue al restaurante "El Campanu" del conocido pescador y hostelero de Cangas de Onís José Manuel Mori "El Marqués". En esta ocasión, pagó 3.700 euros por el ejemplar pescado en el río Eo, de 4,1 kilogramos y 75 centímetros, que echó a tierra el gallego Guillermo Maraño en la zona conocida como La Volta, a las 07.25 horas.

El bajo precio que alcanzó el ejemplar indignó a la directora de la Feria del Salmón, María Ángeles Fernández: "Estamos decepcionados y disgustados, no estaba previsto nada de ésto y de cara al próximo año procuraremos hacerlo de otra manera, tenemos la sensación que algunos hosteleros sólo quieren promocionarse viniendo aquí", afirmó.

En total fueron seis los restaurantes que participaron en la puja del campanu en Cornellana.

Un enfado que también compartió el pescador del campanu del río Narcea, Pedro Álvarez. El salón que sacó a las ocho y cuarto de la mañana el pozo Noceo de San Justo (Salas), de 6,615 kilogramos y 89 centímetros, alcanzó los 2.200 euros en la puja, que pagó Flor Gancedo del restaurante salense "El Buche". "Esto ye una tomadura de pelo, si lo llego a saber lo subasto por internet y en una mañana consigo el triple", afirmó el ribereño.

Por su parte, Gancedo afirmó que decidió apostar por el campanu del Narcea por el apego a la tierra que tiene su negocio. Y avanzó que el ejemplar ya tiene comensales aunque son "secretos".

También José Manuel Mori, que se llevó el campanu de Asturias, señaló que el salmón será para una comida cuyos integrantes se desconocen.

La subasta cogregó a cientos de personas en la explanada del monasterio de San Salvador, donde antiguamente se hacían sonar las campanas tras la primera captura del año, de ahí el nombre del campanu. La puja también sirvió para otorgar el premio "Capenastur" de plata al ribereño Luis Alonso Velázquez, de 83 años, por una vida dedicada a la pesca del salmón. De hecho, se pagó la casa con las capturas que realizó a lo largo de su vida.

Unas capturas que siempre hizo en el río Narcea, al igual que muchos aficionados lo intentaron ayer sin mucho éxito. En el pozo Carbajal, uno de los mejores del cauce, estaban Emilio Llamazares y Pedro Cueto probando suerte. "La calidad del agua viene bien, aunque las posturas escasean porque viene muy alto", señaló Llamazares. Pese a las condiciones que presentaba el río, que incluso llegó a subir de nivel durante la jornada, no había un centímetro de ribera sin gente. "Antes o después saldrá porque con la cantidad de gente que hay sería raro", comentó Cueto.

En las mismas estaba José Antonio Flórez junto a sus compañeros de caña. Y sacando pecho: "Es el mejor río salmonero de España pero hoy no está en las mejores condiciones, venimos a quitar un poco el mono", comentó. Hasta Carbajal también se acercó el conocido ribereño Suso Grana, de Lanio, aunque sin caña pese a ser el pescador del campanu en el año 1981 y uno de los más conocidos pescadores de la comarca.

Grana conoce bien el río que riega las vegas de su pueblo y él más que nadie sabía que la captura del campanu estaba complicada en el Narcea. "Es suerte; es parecido a jugar la lotería pero con el río así va a ser difícil", precisó.

Río abajo, en otro de los puntos de mayor afluencia, el puente de Quinzanas, los pescadores probaban suerte a una y otra margen del Narcea y sobre el puente. "Normalmente pesco abajo, en la orilla, pero como viene tan crecido nos pusimos aquí porque es un buen sitio para pescar", declaró Gerardo García.

Pese a las malas condiciones en las que bajaba el Narcea ayer, con el nivel del agua subiendo por momentos, los pescadores siguen apostando por la cuenca suroccidental, del que dicen es, no sólo el mejor río salmonero de España, si no uno de los mejores de Europa.

En Cangas de Onís, donde se celebró la subasta del campanu del Sella la protesta que lanzaron en Cornellana a cuenta de los bajo precios de la subasta la llevaron por otro lado. Un grupo de aficionados se concentraron a la orilla del río en apoyo del adelanto de la pesca tradicional al mes de marzo.

En San Tirso de Abres, a pocos metros de donde se logró el campanu de Asturias, río Eo arriba, probaba suerte Alejandro Pérez, de Coaña. "El Eo es un río tempranero, donde los salmones entran antes que en otros ríos", señaló, al tiempo que apuntaba a que las condiciones fueron buenas "en ciertos sitios, en otros no por que baja el agua con mucha fuerza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine