La columna del lector

Mi recorte estará en el voto

07.05.2016 | 05:57

Yo sí sé a quién no voy a votar. Es una decisión muy personal y bastante meditada, y, aunque probablemente no favorezca la que sería mi apuesta personal en el sentido del voto, lo voy a hacer. Puede llegar el caso, y en contra de mis principios, de que incluso por primera vez no vote. Pero uno llega al hartazgo y conmigo no cuenten para que les ría sus gracias, con todo lo que está cayendo. Ya está bien. Mi decisión es ésta: aquellos partidos de los que reciba propaganda electoral en mi domicilio no contarán con mi voto. ¿Por qué no se ponen de acuerdo de una vez por todas en recortar en lo innecesario?

Según los datos facilitados por el Ministerio del Interior, las pasadas elecciones costaron a las arcas públicas más de 130 millones de euros, distribuidos por orden de importancia entre administraciones públicas, Correos, telecomunicaciones, logística e imprevistos.

Las próximas elecciones, de no producirse recortes, superarán incluso esta cifra.

Ya sé que la financiación a los partidos está protegida por la propia Constitución, teóricamente para garantizar la pluralidad de fuerzas, pero en esta misma ley suprema o Carta Magna, también se regulan derechos y libertades de los ciudadanos, así como se delimitan los poderes e instituciones de la organización política. Y no todo se cumple siempre.

Según casi todas las encuestas, la composición del nuevo Parlamento no va a diferir mucho del arco parlamentario existente hasta la disolución de las cámaras. ¿Qué sucederá entonces? ¿Serán capaces de estar a la altura de la ciudadanía a la que teóricamente representan? La pelota ahora realmente está en el tejado, pero la primera decisión es nuestra. La mía la acabo de expresar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine