Lne.es »

Denuncian ante la UE daños provocados por las obras de la Variante de Pajares

Los impulsores de esta denuncia han destacado el daño causado a los acuíferos subterráneos por las obras y el trasvase de agua de la cuenca del Bernesga (León) a la vía fluvial asturiana del Huerna

11.05.2016 | 17:09

La Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, la asociación Lacerta, pedanías del valle de La Tercia y Arbás (León) y la asociación de vecinos de Campomanes, del concejo asturiano de Lena, han denunciado ante la UE los daños provocados por las obras de la variante ferroviaria de Pajares.

En una rueda de prensa celebrada hoy en León, los impulsores de esta denuncia han destacado el daño causado a los acuíferos subterráneos por las obras y el trasvase de agua de la cuenca del Bernesga (León) a la vía fluvial asturiana del Huerna.

Asimismo, y ante la falta de respuesta de las Administraciones competentes frente a los daños, la Federación Leonesa de Entidades Locales y las asociaciones también van a denunciar ante las distintas cuencas hidrográficas este trasvase de agua.

Unas denuncias que se enmarcan en una campaña en la que también se va a buscar el apoyo a nivel nacional e internacional de ayuntamientos y asociaciones ecologistas y de montaña.

El secretario general de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores y abogado de las asociaciones denunciantes, Carlos González-Antón, ha advertido de que se trata del "mayor atentado ambiental en la Cordillera Cantábrica" con una afectación de miles de hectáreas tanto en Asturias como en León.

Gonzaléz Antón ha advertido de que, al menos, se han infringido tres directivas europeas: la de hábitat, la de evaluación de impacto ambiental y la directiva marco del agua que supone una flagrante "violación del derecho comunitario en una zona que cuenta con la mayor protección ambiental europea como es la Red Natura 2000".

La denuncia, presentada la semana pasada, puede tener consecuencias graves para España con la apertura por parte de la UE de un expediente de infracción del derecho comunitario que puede acabar con una denuncia contra España ante el Tribunal de Justicia de la UE y la imposición de una multa millonaria.

En este sentido, la denuncia destaca que gran parte de las obras "han carecido de una evaluación de impacto ambiental adecuada o no la han tenido por lo que las obras son ilegales y ponen en peligro el futuro ambiental y económico de toda la zona al no haber adoptado las medidas correctoras y compensatorias que impone la ley".

Así, las obras han afectado a gran parte de los acuíferos subterráneos, algo de lo que ha alertado el portavoz de los denunciantes ya que "cuando la zona sufra sequías el corazón de la Cordillera Cantábrica estará absolutamente seco".

González Antón ha reconocido que Adif, administración encargada de las obras, ha realizado algunas reparaciones puntuales en superficie sin declaración de impacto ambiental y sólo aquellas que "beneficiaban a la viabilidad de los túneles y no a la población y los montes de utilidad pública".

Asimismo, los denunciantes han reclamado un inventario de los daños producidos pasados y futuros para que se pueden establecer las medidas correctoras y compensatorias adecuadas.

También se ha hecho hincapié en la infracción de la directiva europea del Agua con la destrucción de acuíferos y el desvío de agua hacia Asturias, que se detrae de la demarcación hidrográfica del Duero-Douro, con una pérdida anual del equivalente de la mitad del pantano de Casares, por lo que afecta también a Portugal.

La pedánea de la localidad de Pobladura de la Tercia, María González Gutiérrez, ha resaltado que el "agua es vida y los pueblos la necesitan para vivir y se han perdido gran parte de los abrevaderos que se utilizaban para el ganado que se explota de forma extensiva en la zona".
La afectación de los acuíferos también ha provocado una peor calidad del agua y su potabilidad, denuncia.

Por su parte, la presidenta de la asociación de vecinos de Campomanes, María Dolores Martínez, ha explicado que con las obras "se ha aumentado el caudal del río Huerna con el agravante de que esta agua llega al río en nefastas condiciones y sin depurar".

A este problema se unen los desprendimientos causados por las obras y el deterioro de carreteras, fachadas y calles por el tránsito, en algunas fases de las obras, de más de 800 camiones diarios por la localidad asturiana de Campomanes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine