"Nos sentimos engañados", afirma un exdirector de una empresa de "Marea"

El exresponsable financiero de APSA declara que el dueño de la compañía dijo que se pagaron coches, viajes y patrocinios porque lo "mandó" Otero

19.05.2016 | 03:57
"Nos sentimos engañados", afirma un exdirector de una empresa de "Marea"

El exdirector financiero de Almacenes Pumarín (APSA), acusada en el caso "Marea", declaró ayer que el dueño de la compañía, Alfonso Carlos Sánchez, informó a los empleados tras estallar el escándalo de corrupción que la sociedad había pagado viajes, coches y patrocinios porque lo había mandado María Jesús Otero, una de las principales acusadas en el procedimiento judicial. También defendió al dueño de APSA, asegurando que nadie en la empresa sabía lo que estaba ocurriendo. "Nos sentimos engañados. Alfonso tampoco sabía nada, porque nunca lo habría hecho de saber lo que estaba ocurriendo", aseveró.

El macrojuicio "Marea" continuó ayer, en su décimo segunda sesión, con la declaración del exdirector financiero de APSA, Ovidio Suárez, quien aseguró que "nunca" había recibido "órdenes de Alfonso de pagar regalos a funcionarios". También indicó que el dueño de la empresa "no sabía de finanzas ni de nada" y que por eso tenía contratadas a varias personas en distintos departamentos. "Él hacía labores comerciales", aseguró, y añadió que tenían "bastantes" problemas de cobro, que llegó a cifrar en el 50% de las ventas, con lo que en alguna ocasión llegaron a situarse en los 12 millones de euros.

El testigo, que trabajó 14 años en la compañía, explicó que APSA consentía el retraso en los pagos a la Administración porque "tardaba en pagar, pero lo hacía". Uno de los problemas a los que se enfrentaban era que a final de año las consejerías, en este caso la de Educación, debía de gastar el dinero que tenía presupuestado, así que Almacenes Pumarín hacía facturas por material que aún no tenía. "Luego llamaban desde la Administración para hacer cambios, supongo que por orden de Otero o de quien correspondiese", indicó.

Un "caos total"

Pero esas modificaciones provocaban un "caos total", porque "a veces se pedían cosas que se tardaban en entregar, y luego ya no querían eso y no lo podíamos devolver. Nos teníamos que quedar con ello y servir lo que se pedía después", coincidiera o no con las facturas. "Nos tuvimos que autofinanciar" para hacer frente a todo ese "caos", afirmó el testigo.

En cuanto al abono de coches, viajes y patrocinios, aseguró que en la empresa "nunca recelamos de que fueran para una persona particular. Cuando descubrimos que los patrocinios iban a la cuenta de Renedo, nos sentimos engañados. Y Alfonso, tampoco sabía nada, porque nunca lo habría hecho de saberlo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine