Lne.es »
La conservación de la fauna en el Principado

"Ben", el "Furaco" leridano, logra ser padre en cautividad

El plantígrado da tres esbardos al parque del Valle de Arán, que inició un programa de cría similar al asturiano

21.05.2016 | 05:40
La osa "Luna" con sus tres crías en el cercado del Valle de Arán.

"Ben" culmina en los Pirineos lo que "Furaco" dejó a medias en el Principado. El oso pardo acaba de ser padre de tres esbardos, tras conseguir preñar por primera vez a una hembra del cercado del Valle de Arán (Lérida), que puso en marcha un plan de cría similar al asturiano. "Luna", como así se llama la madre, se pasea estos días por el recinto con sus tres hermosos oseznos. Pese a su corta edad, "Ben" -tiene cuatros años- es un fuera de serie: ya logró tener en 2015 descendencia con otra hembra de un centro francés. El animal va camino de convertirse en leyenda, al contrario que le pasó a "Furaco".

El macho del parque de la naturaleza de Cabárceno (Cantabria), que desde 2008 reside en el cercado de Santo Adriano, no culminó las montas que tuvo con "Tola". Y la que pudo acabar en final feliz también fracasó: la osa dio la sorpresa en enero de 2013 con un esbardo que murió por aplastamiento poco después de nacer. "Furaco", que pesa casi 300 kilos, será devuelto en los próximos meses a la comunidad vecina al rechazar la Fundación Oso Asturias cruzarlo con "Molinera", el pequeño plantígrado que habita en el monte Fernanchín. Con "Paca", a la que también intentó conquistar con su corpulenta figura, no surgió la chispa. Va a tener que venir el macho de los Pirineos para repetir experiencia con las osas cantábricas.

El nacimiento de las tres crías en Aran Park ha sido la mejor noticia que podrían recibir los responsables de las instalaciones, próximas a Bossòst. Los pequeños plantígrados, que nacieron el pasado 23 de enero, no salieron de su osera hasta esta semana. "Fue una grata sorpresa para nosotros", manifiesta Gemma Segura, portavoz del parque. Nada hacía pensar que "Luna" estaba preñada en el momento de empezar el período de hibernación. De todas formas, las dudas saltaron cuando uno de los cuidadores oyó unos lloros "similares a las de un gato o un lince", que provenían de los tres esbardos.

Durante estos meses, señala Gemma Segura, la osa "Luna" se ha comportado como "una auténtica madraza", ya que ha amamantado a sus crías y cuidado de ellas sin necesidad de ningún tipo de ayuda exterior. A falta de una confirmación oficial, todo apunta a que se tratan de dos hembras y un macho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine