Lne.es »

La comunidad vaqueira reivindica con orgullo su pasado y presente

El I Foro de Cultura Vaqueira reúne en Salas y Tineo a más de un centenar de personas en busca de visibilidad

22.05.2016 | 05:25

Más de un centenar de personas, vaqueiros, familias de vaqueiros y expertos participaron ayer en Salas y Tineo en el I Foro de Cultura Vaqueira. Una respuesta que, por amplia, sorprendió a la comisión organizadora y que dejó pequeñas las escuelas rehabilitadas de El Pevidal, entre Soto de los Infantes y La Espina, donde se celebraron las sesiones de la mañana. La jornada se complementó con otra sesión de trabajo y una velada vaqueira en el Palacio de Merás, en Tineo.

"Se puede ser vaqueiro sin ejercer la trashumancia o vivir en las brañas. El orgullo de la identidad vaqueira no es solo una cuestión de actividad directa", subrayaron los organizadores. José Feito Fernández, José Alba y Jaime Riesgo sacaban ayer por la tarde las primeras conclusiones a la jornada y a una encuesta entre los presentes -nunca se había abordado algo parecido- que a buen seguro dará pistas.

Asegura Feito que "por vez primera en sus vidas hubo personas que ayer contaron en público recuerdos y memorias de rechazo. Hubo intervenciones que hicieron saltar las lágrimas a más de uno".

Un rechazo ancestral pero cuyo fin no es ni mucho menos tan lejano. "Hubo participantes a la jornada que recordaban cómo en las fiestas locales los vaqueiros no bailaban en el mismo lugar que los demás".

"Es pasado", dice Alba. "Un pasado que ya no se oculta", añade Riesgo.

Un vaqueiro contó una anécdota. Vamos a calificarla de divertida, con algún reparo:

"Iba yo por un camino con mi tractos y me encontré un coche de frente. Me aparté un poco para que pudiera pasar. Me preguntó: ¿usted es vaqueiro? Le contesté que sí. Y entonces el conductor del coche me dijo: pues parece usted una persona normal".

Los estereotipos hicieron mucho daño, pero quizá forjaron una cualidad vaqueira que ayer fue reivindicada en el Foro: "la enorme capacidad de arranque y emprendimiento. A la gente vaqueira no le pone nada por delante", señalan. La jornada comenzó con la lectura de un texto alegórico de Xuan Bello. Hubo coincidencia en la necesidad de repetir la experiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine