Varios funcionarios niegan en el juicio del "caso Marea" que se fraccionasen facturas

"No vi irregularidades", dice la exjefa de la oficina presupuestaria

14.06.2016 | 04:10
Varios funcionarios niegan en el juicio del "caso Marea" que se fraccionasen facturas

Los testigos de la defensa de Marta Renedo en la mañana de ayer en el juicio del "caso Marea" no le echaron el cable que esperaba. Aunque uno de los funcionarios sí indicó que al menos dos de los trabajos que se atribuyen a la empresa de Renedo, Implans Mounts, efectivamente sí se realizaron (un alquiler de equipos y un informe sobre impacto tecnológico digital, valorados en poco más de 40.000 euros), también es verdad que a continuación, y entre las protestas de la defensa de la exjefa de servicio, mostró sus dudas de que los hubiese hecho la citada sociedad, "a la vista de lo que se ha sabido luego".

El funcionario, Gustavo González Martínez, conformó al menos dos de las facturas de los trabajos de Impalns Mounts. Fue la propia Marta Renedo la que se las llevó a su despacho. "Confías en esa persona y firmas", admitió en la vista de ayer. El funcionario que compulsaba la mayor parte de las facturas y elaboraba las resoluciones no podrá presentarse en el juicio, ya que ha fallecido.

Otros testigos echaron por tierra la teoría de Renedo de que sus superiores estaban al tanto de lo que hacía (el día de su declaración aseguró que era la "fontanera" de la que echaban mano sus jefes para cometer irregularidades). Tanto Paula Fernández Urdangaray, exjefa de la oficina presupuestaria de Cultura, como Elia López González, que trabajaba a las órdenes directas del exdirector general de Modernización, Alberto Pérez Cueto, negaron que los superiores de Renedo pudiesen tener una idea cabal de los expedientes y de las empresas adjudicatarias que se les presentaban en los listados semanales de ejecución presupuestaria, puesto que eran numéricos.

"Es totalmente mentira que se hiciesen facturas falsas", afirmó tajante Paula Fernández Urdangaray. "No advertí ninguna irregularidad", añadió la funcionaria, dependiente entonces de la secretaría general de Cultura.

También declaró María Jesús González Fernández, exjefa de servicio de Prestaciones en la consejería de Bienestar Social entre 2003 y 2007, que estuvo a las órdenes de Renedo. Se encargaba de tramitar las subvenciones a emigrantes y retornados, pero no estaba en las comisiones de valoración, en las que, según dijo, se seguía el criterio de los técnicos por indicación de la jefe de servicio. El momento cumbre de su declaración llegó cuando, preguntada si en las citadas comisiones en realidad decidía una sola persona, la funcionaria respondió con un enigmático: "Bueno...". Durante la declaración, una inicialmente alegre Marta Renedo se fue poniendo cada vez más nerviosa.

Poco más dio de sí esta sesión del juicio, que languidece por momentos. El abogado de Renedo preguntó al tribunal si no sería posible concentrar las sesiones pendientes, al tiempo que mostraba su intención de dar por buenas las grabaciones del caso, con tal de evitar su audición, que podrían llevar varias semanas de juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine