04 de agosto de 2016
04.08.2016
Lne.es »

La maternidad de "Villarina", en duda

El Principado y varios expertos cuestionan que la osa vista con una cría por el FAPAS sea la hembra que en 2008 se reintrodujo en Somiedo

04.08.2016 | 08:36

La maternidad de "Villarina" está en duda. Mientras que el Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) asegura haber visto con una cría a la osa atropellada en 2008 y que posteriormente fue reintroducida en el medio natural, el Principado y los expertos cuestionan su identidad. "La simple observación de su pelaje no es un criterio válido, ya que el aspecto de los osos va cambiando con el paso de los años y en Somiedo hay varios ejemplares que presentan sus mismas características", afirma el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero. Para confirmarlo haría falta un análisis genético mediante la recogida de muestras de pelos o excrementos, como destaca el biólogo Javier Naves. La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales ha anunciado que lo hará "en cuanto pueda". Hasta entonces, la polémica estará servida.

El FAPAS hizo pública ayer la fotografía de un esbardo con su madre, a la que identifican como "Villarina" (de 9 años) por sus "marcas de collar", unas líneas de diferente tonalidad que presenta en el pelaje, a ambos lados del cuello. "Desde que se soltó en 2008 la tenemos controlada", afirma el responsable de la organización conservacionista, Roberto Hartasánchez, para despejar cualquier tipo de duda.

El hallazgo marca, a su juicio, un antes y un después en la historia de la especie, pues es la primera vez en Europa que una osa parda logra adaptarse a su entorno natural y tener descendencia tras estar meses en contacto con el ser humano. "Sabíamos que su reintroducción había sido un éxito, pero nunca pudimos afirmar que el plantígrado había logrado ser madre", señala Hartasánchez. De hecho, se llegó a especular en 2012 que la hembra había perdido a sus crías, tras la prolongación de su periodo de letargo. "Esto demuestra que el programa funciona y que en vez de meter a los osos malheridos en jaulas de circo se pueden devolver al medio natural y recuperar la población oriental", agrega.

Pero las voces críticas no tardaron en aparecer. A la Fundación Oso Pardo le parece "muy poco serio" dar informaciones "sin el rigor científico necesario", ya que no se muestra el crotal que llevaba en la oreja izquierda ni se realiza un análisis de ADN. "El aspecto de los osos cambia y en Somiedo están la madre y la hermana de 'Villarina', que son muy similares a ella", dicen los expertos. Por su parte, Javier Naves pide "menos protagonismo" y "más colaboración" de las entidades involucradas en la recuperación de la especie que, si bien su población supera los 230 ejemplares, sigue a día de hoy en peligro de extinción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine