19 de agosto de 2016
19.08.2016

Principado y ayuntamientos, desbordados por la maleza que invade las carreteras

La abundancia de lluvia y el calor de la primavera y el verano han hecho crecer la vegetación hasta dificultar la visibilidad en muchas vías

19.08.2016 | 05:14
Principado y ayuntamientos, desbordados por la maleza que invade las carreteras

Las cooperativas forestales comenzaron a desbrozar las carreteras asturianas antes que nunca, a principios del pasado mes de junio, pero la meteorología de la última primavera y este verano, con mucha lluvia y calor, ha hecho que la maleza vuelva a crecer con tal fuerza que en algunas carreteras dificulta la visibilidad y estrecha peligrosamente la calzada en unas fechas en las que Asturias recibe miles de visitantes. En ciertas vías, como la carretera del Escamplero (AS-233), que une Los Campos (Corvera) con Trubia (Oviedo) a través de Llanera y Las Regueras, los bardiales llegan a tapar las señales en algunos puntos, algo similar a lo que denunciaban no hace mucho los vecinos de Piloña respecto a la carretera de Borines (AS-358, que une Villamayor con el Alto de la Llama).

"Estamos prácticamente terminando este año, pero las carreteras que desbrozamos en junio están como si no hubiésemos hecho nada", indicó César Pérez, de la cooperativa Somiedo Recursos Naturales, una de las empresas contratadas por el Principado para desbrozar las carreteras. Las zonas en las que hay una mayor proliferación de maleza, añadió, "son las de valle y vega, como las del Caudal, el Narcea o el Nalón, y también la rasa costera, que tiene mayor humedad".

La red de carreteras dependiente del Principado se divide en tres zonas (central, oriental y occidental), con unos 800 kilómetros de carretera cada una. A cada zona se adscriben cuatro cuadrillas, de unos ocho o diez trabajadores, de lo que se desprende que más de cien personas se encargan de desbrozar las carreteras. A ellas se unen las cuadrillas del Principado -mermadas en los meses de verano por las vacaciones-, así como los trabajadores de mantenimiento de las carreteras del Estado (autovías, autopistas y carreteras nacionales), que finalizaron el mes pasado el desbroce de estas vías.

Todo este personal se ve sin embargo desbordado por el crecimiento de la maleza. Los ayuntamientos van aprobando partidas dependiendo de sus necesidades, y hacen coincidir los desbroces con las fiestas, fechas en las que se amplía la afluencia de visitantes.

Estado del firme

Y por si la maleza fuese poco, crecen las quejas por el mal estado del firme. La diputada regional del PP Carmen Pérez García de la Mata aseguró que "no se están llevando a cabo los planes de mantenimiento y las carreteras están en situación de emergencia". La diputada pone algunos ejemplos, como la carretera Repolles-Cornellana (AS-347), en el kilómetro 8, que está hundida desde hace años. El Principado asegura que la reparará en septiembre. Pero hay otras, según la diputada, que precisan una reparación urgente, como la de Tarna, con unas obras pendientes de licitar desde hace un año; la carretera Coaña-Lebredo (CÑ-2) o la del Infanzón. "No pedimos nuevos viales, sino un mínimo de conservación", indicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine