22 de agosto de 2016
22.08.2016
Lne.es »
FIDMA

La Feria se cierra con récord de visitantes y aumento de las ventas

El certamen, que alcanzó las 714.424 entradas, supuso para algunos stands, como los concesionarios de coches, duplicar los resultados de 2015

22.08.2016 | 04:20
Público en el recinto ferial durante una de las jornadas multitudinarias del certamen.

"La Feria este año ha ido excepcionalmente bien. Siempre habíamos dicho que los días de sol no eran buenos para la Feria, pero este año hemos tenido afluencias espectaculares incluso en días soleados y no hubo que esperar a jornadas como las dedicadas a Cajastur o al Banco Herrero para tener afluencias muy altas". El director de la Feria de Muestras, Álvaro Muñiz, hizo ayer esta valoración en la jornada de cierre de la 60 edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA). Una edición que se ha cerrado con un récord de visitantes: 714.424, con un aumento de 7.775 respecto a los 706.649 de 2015, y superando en 3.173 los 711.251 que se alcanzaron en la edición de 2009, la que había tenido una mayor afluencia hasta ahora.

En la edición clausurada ayer se afianzó la recuperación iniciada en 2013, después de que la crisis llevara a un descenso en la afluencia de público entre los años 2009 y 2012, aparejado a una caída de las cifras de negocio. Muñiz destaca el éxito en términos generales de la edición de este año y recalca que "el mejor resultado de la Feria es reflejo de la realidad económica". Uno de los indicadores habituales de la tendencia económica es la venta de coches y algunos de los concesionarios que expusieron en la Feria duplicaron las ventas de vehículos respecto a la edición anterior.

En la Feria que ayer se clausuró "tanto visitantes como expositores han quedado encantados con los resultados. Este año se ha visto mayor alegría entre el público, que se quitó el miedo al consumo. Todos los años hay sectores que van bien, como el del automóvil, pero en esta edición incluso han tenido buen resultado sectores que estuvieron deprimidos en temporadas pasadas, como el del mueble, con ventas superiores a sus perspectivas", agregó el director del recinto ferial. No todos los expositores, ni dentro del mismo sector, han cosechado los mismos resultados. La mayor alegría compradora y la gran afluencia por sí solas no garantizan las ventas: "Si ha habido expositores a los que les ha ido peor se debe a que han traído productos que no conectan con los gustos del público", dice Muñiz.

En la FIDMA no sólo compran los asturianos, sino también los turistas. Muñiz apunta que una de las claves de la mayor afluencia de este año es precisamente la llegada de más turismo a Asturias. Alrededor de una cuarta parte de los visitantes de la Feria provienen de fuera de la región. Esta afluencia masiva también ha supuesto alguna molestia para los visitantes, como fue la dificultad para aparcar en las inmediaciones del recinto ferial. "Los asturianos sabemos buscarnos la vida mejor para aparcar, pero los de fuera no, por eso creo que sería bueno organizar su llegada mediante lanzaderas hasta la Feria desde aparcamientos en las entradas de la ciudad", señala Muñiz.

Un muestreo aleatorio entre los expositores afianza el planteamiento del director del certamen. Entre los que coinciden con sus impresiones, está Alberto Martínez, director general de Triocar, quien señaló que cierran esta edición habiendo vendido "más del doble" de coches que en la del año pasado y en modelos dirigidos a públicos de diverso poder adquisitivo. Ventas que hicieron a clientes no sólo de Asturias, sino de Cantabria, León y Galicia. "Se ha visto más alegría entre el público y más movimiento", añade.

También hicieron ventas a clientes de Madrid, Cantabria y León, además de a los asturianos, en la firma de baterías de cocina AMC, presente en FIDMA desde hace 30 años, y cuya responsable para Asturias y León, Inmaculada Diez, destacó que a falta de una jornada para concluir la Feria ya habían sobrepasado las ventas de la edición de 2015. "El año pasado ya se notó la alegría de los compradores y éste se consolidó", apuntó.

La escoba de goma

"Sin duda el cambio es real; el año pasado fue muy bueno y este quedamos ligeramente por encima. La gente tiene menos miedo y compra", indicó Pablo Gutiérrez, representante de la empresa de carpintería y calderas Gerco. Gonzalo García González de Lena, socio de Actual Construcción, por primera vez en FIDMA, dice que "hemos tenido mejores resultados de los que esperábamos, con ventas de carpintería y muchos contactos para ofertar obras de reforma el resto del año".

José Antonio Moro, socio de Asturcarretillas apunta que este año han hecho más contactos con potenciales compradores de sus vehículos industriales o para adaptar motores al consumo de gas licuado del petróleo. "Nos ha ido mucho mejor, aunque la gente solía concentrarse por la tarde, con poca afluencia por las mañanas", indica.

Julio Touriño, encargado del stand de Babel y La Suitte, de mobiliario y colchones, destaca que "las cifras salieron" y fueron en la misma linea del año anterior, aunque considera que "este año percibimos menos afluencia de público". La hostelería también volvió a hacer su agosto en la Feria, con cifras "muy similares al año pasado, aunque un poco mejores", señala Begoña Álvarez, encargada de El Cuco.

Algunos productos han pegado fuerte, como la escoba de goma que se vendió al ritmo de unas 200 unidades diarias, indica Nuria Grela, una de las vendedoras del stand Idear Biz mientras entrega una compra a clientes.

No todos cosecharon el mismo éxito, aunque les fuera igualmente bien. Es el caso de José Arcadio Buendía, con siete stands de juguetes y productos personalizados, satisfecho con ventas "similares al año pasado".

Para otros el resultado fue negativo, como para el propietario de la firma de artesanía en bronce Gádava, Alfredo González Martínez, quien pese a la "afluencia extraordinaria", considera que no es un público indicado "para el producto que traigo y tuve ventas muy bajas". Mal también le fue a La Factoría del Retal, con "mucho público que entró a mirar, pero poco a comprar", explica su encargado, Éric Pereda. Una impresión que secunda Eva Gutiérrez, dependienta de Bisutería y Complementos Fátima, que agrega que "en algunos stands no han llegado a cubrir gastos". Alexander Naumov, encargado de uno de los dos stands de ropa Exto, señala que han tenido pocas ventas comparado con años anteriores, porque el público buscaba prendas "muy baratas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine