26 de agosto de 2016
26.08.2016

Familiares de reclusos denuncian deficiencias en la vigilancia de la enfermería

Un colectivo reprueba la falta de guardia cuando un preso provocó un incendio

26.08.2016 | 02:58

La hospitalización de un recluso de la cárcel de Asturias que prendió fuego al colchón de la celda de la enfermería en la que estaba ingresado ha desatado las quejas de un colectivo de familiares y amigos de presos contra las condiciones en las que se encuentra la sala de curas del centro penitenciario. La asociación "Más allá del muro" denunció ayer que el funcionario que debería haber estado de guardia en el momento del incidente no se encontraba en su puesto y que gracias a que los internos dieron la voz de alarma al percibir el humo fue posible "evitar una desgracia".

Fuentes de la entidad recogen las protestas de los reclusos respecto al estado de control de la enfermería de la prisión, donde al decir de un portavoz del colectivo se atiende por ejemplo a "enfermos con problemas psiquiátricos, obviando que éste no es el mejor sitio para ellos". La situación de la enfermería de la cárcel asturiana, donde el pasado viernes un funcionario también sufrió lesiones al caerle encima un recluso al que administraba un tratamiento por orden judicial, ha justificado ya una recomendación de la Defensora del Pueblo.

En torno a las diez de la noche del pasado martes, el recluso I. F. H., de unos cuarenta años, incendió el colchón de su celda en la enfermería, que tuvo que ser desalojada como consecuencia del incidente. El preso quedó ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias con síntomas de intoxicación por humo y, según otras fuentes, también con quemaduras. Tres funcionarios tuvieron que ser también asistidos por intoxicación leve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine