15 de septiembre de 2016
15.09.2016
Lne.es »

El otoño insiste con adelantarse en Asturias

El temporal que hoy se mantiene desplomó los termómetros hasta los 3,7 grados, pero las olas no pasaron de los 6,5 metros | El sábado habrá mejoría

15.09.2016 | 10:30

La Agencia Estatal de Meteorología prevé para hoy en Asturias cielo nuboso a cubierto con precipitaciones generalizadas y localmente persistentes por la tarde, ocasionalmente en forma de chubascos acompañados de tormentas , que probablemente sean fuertes en la mitad oriental.

Las temperaturas mínimas se mantienen sin cambios significativos y las máximas en ascenso en el tercio Oeste y con cambios ligeros en el resto. Viento del Suroeste con rachas fuertes o muy fuertes en el litoral y cordillera girando por la tarde a Oeste y Noroeste y disminuyendo de intensidad.

En cuanto a las temperaturas en las principales ciudades de la región, Oviedo registrará una mínima de 13 grados y una máxima de 18; en Gijón se oscilará entre la mínima de 14 y la máxima de 20, y Avilés entre una mínima de 14 y una máxima de 20.

En el mar, viento Oeste fuerza 5 o 6 con intervalos de 7 y posibilidad de fuerza 8 mar adentro a partir de la medianoche; pero temporalmente variable 3 a 5 en el extremo Este al final del período. Fuerte marejada con áreas de gruesa, predominando la mar gruesa durante la noche hasta media mañana. Mar de fondo del Noroeste en torno a 3 metros. Aguaceros y tormentas. Ocasionalmente regular.


La ciclogénesis que ayer pasó por Asturias no llegó a explotar del todo. Aunque fue el prólogo de un otoño que ya está a la vuelta de la esquina con un notable bajón de las temperaturas, que se desplomaron hasta los 3,7 grados en el puerto de San Isidro, el temporal marítimo fue bastante menor de lo esperado. La ola de más altura detectada por la boya oceanográfica de Cudillero alcanzó los 6,5 metros y se produjo a las dos de la tarde. Una hora más tarde hubo otra de cuatro metros: muy lejos de la previsión que anunciaba alturas superiores a los nueve metros y nada que ver con lo sucedido en febrero de 2014, cuando la misma boya detectó una ola de 20,87 metros, el equivalente a un edificio de siete pisos. En los paseos marítimos como el de Gijón se dejó sentir la fuerza del mar, pero sin generar problemas para los viandantes ni para el tráfico.

A una semana justa del cambio de estación, el foco de bajas presiones que permanecerá sobre la región hasta el sábado, cuando comenzará a mejorar, sí que se dejó notar en los termómetros. La mínima fueron esos 3,7 grados en la vertiente allerana del puerto de San Isidro, pero la sensación térmica fue de cierto frío en toda la región, sobre todo por el contraste con el calor de las semanas precedentes. En Oviedo y en los valles del centro, las temperaturas más bajas oscilaron entre los nueve y los doce grados, mientras que en el litoral se situaron entre doce y trece grados. Las máximas no pasaron de los 17 grados al mediodía.

Las rachas más fuertes de viento se registraron en el Cabo Peñas y alcanzaron los 65 kilómetros por hora. Las más importantes en Gijón llegaron a los 53 kilómetros por hora. En el aeropuerto de Santiago del Monte las hubo de 59 kilómetros por hora, sin afectar para nada a las operaciones aeronáuticas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine